Compartir

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ya se ha puesto en contacto con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, para tratar la posición que el dirigente morado mantendrá en la moción de censura de este jueves y viernes en el Congreso de los Diputados, y tiene previsto ponerse en contacto a lo largo del día de hoy con otras formaciones, como el PNV.

El propio Sánchez aseguró este martes, al término de la reunión del Grupo Socialista en el Congreso, que “por supuesto” ya había comenzado esta ronda de consultas con las formaciones políticas para conocer de primera mano la posición que éstas tomarán en la moción de censura de este jueves y viernes.

De hecho, una de los primeros políticos con los que se ha puesto en contacto el líder del PSOE es Iglesias, según confirmaron fuentes de la formación morada a esta agencia, que ya ha anunciado que quiere votar a favor de Sánchez en la moción, pese a que preguntará a sus bases por el sentido final del voto del partido morado.

Podemos celebrará desde este miércoles a las 12.00 horas y hasta el jueves a las 18.00 horas una consulta en la que preguntará a sus bases acerca de lo que debe votar el partido en la votación de este mecanismo parlamentario, que se votará este viernes en la Cámara Baja. “¿Apoyas que Podemos vote a favor de una moción de censura para echar al PP y a M. Rajoy del Gobierno?”. La opción de respuesta será sí o no.

Sánchez también se ha puesto en contacto con ERC. La formación informó que este lunes se produjo “una breve llamada” del socialista al portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, y tras esta conversación, Sánchez le derivó al secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, como interlocutor en esta ronda.

También Ábalos se ha puesto en contacto con Compromís, según confirman fuentes de la organización valenciana.

El PSOE también tiene previsto ponerse en contacto a lo largo de la jornada de hoy con el PNV.

Desde el PSOE han informado en las últimas horas acerca de estos “contactos de cortesía” que se íban a producir estos días, que no implica ningún tipo de negociación con los distintos partidos políticos.