Compartir

Un tiroteo producido en el centro de la ciudad belga de Lieja ha acabado con dos agentes de policía muertos después de que el autor de los disparos, al grito de “Allah es grande”, se atrincherase en un instituto con una mujer como rehén, tal y como informa la televisión pública belga RTBF.

La fiscalía belga ha confirmado como presunto “delito terrorista” el tiroteo producido en la ciudad situada al este de Bélgica. Según informan fuentes policiales, el atacante ha sido neutralizado por los agentes, aunque por otra parte otros medios de comunicación belgas indican que el asaltante podría haberse suicidado. Un transeúnte también ha fallecido durante el tiroteo.

El cuerpo de seguridad de Lieja ya trabaja en restaurar la normalidad en el centro de enseñanza secundaria de la ciudad. Por el momento se desconoce si hay más fallecidos o heridos fruto de este incidente.