Compartir

La Comisión Europea presentó este lunes una propuesta de directiva para reducir los 10 productos de plástico de un solo uso que se encuentran con más frecuencia en las playas y los mares de Europa, así como las artes de pesca perdidas y abandonadas, y pretende prohibir la venta de bastoncillos de algodón y cubiertos, platos y pajitas de plástico.

Esos 10 productos representan el 70% de todos los residuos marinos y la Comisión Europea pretende aplicar medidas diferentes a artículos distintos, de manera que quiere que se prohíba la comercialización de productos de plástico de un solo uso para los cuales haya alternativas asequibles, como bastoncillos de algodón y cubiertos, platos, pajitas, agitadores de bebidas y palitos de globos de plástico, que deberán fabricarse con materiales más sostenibles. Los recipientes de bebidas de un solo uso de plástico podrán venderse si sus tapas y tapones permanecen unidos a ellos.

Estas propuestas del Ejecutivo comunitario se llevarán al Parlamento Europeo y al Consejo para su adopción. La Comisión insta a las demás instituciones a que las traten como un asunto prioritario y a que ofrezcan a los ciudadanos europeos resultados tangibles antes de las elecciones de mayo de 2019.

El Ejecutivo comunitario pretende que los países de la UE rebajen el uso de los recipientes alimentarios y los vasos de plástico, con objetivos nacionales de reducción y ofrecer productos alternativos en el punto de venta o garantizar que no pueden ofrecerse de forma gratuita productos de plástico de un solo uso.

Además, los productores contribuirán a cubrir los costes de la gestión y la limpieza de residuos, así como de las medidas de sensiblización en relación con los recipientes alimentarios, los envases y envoltorios (por ejemplo, de patatas fritas y golosinas), los recipientes y vasos de bebidas, los productos del tabaco con filtro (por ejemplo, colillas), las toallitas húmedas, los globos y las bolsas de plástico ligeras. También se ofrecerán a la industria incentivos para desarrollar alternativas menos contaminantes a esos productos.

Los Estados miembro estarán obligados a recoger el 90% de las botellas de bebidas de plástico de un solo uso de aquí a 2025 mediante, por ejemplo, sistemas de consigna.

COMPRESAS Y TOALLITAS

Algunos productos deberán llevar una etiqueta clara y normalizada que informe sobre el modo de eliminación de los residuos, su impacto ambiental negativo y la presencia de plásticos en ellos. Este requisito se aplicará a las compresas higiénicas, las toallitas húmedas y los globos.

Los países también estarán obligados a aumentar la sensibilización de los consumidores sobre los efectos negativos de tirar plásticos de un solo uso y artes de pesca, así como sobre la disponibilidad de sistemas de reutilización y las posibles opciones de gestión de residuos para todos esos productos.

En el caso de los artes de pesca, que suponen un 27% de toda la basura que se encuentra en las playas, la Comisión Europea propone completar el actual marco político con sistemas de responsabilidad de los productores por los artes de pesca que contienen plástico.

Los productores de artes de pesca de plástico tendrán que sufragar los costes de la recogida de residuos por las instalaciones portuarias receptoras y los de su transporte y tratamiento. También deberán correr con los gastos de las medidas de sensibilización.

La directiva propuesta por la Comisión Europea aportaría beneficios como evitar que se emitan a la atmósfera 3,4 millones de toneladas equivalentes de CO2 y que se produzcan daños ambientales que costarían unos 22.000 millones de euros hasta 2030, así como el ahorro de 6.500 millones de euros para los consumidores.