Compartir

Técnicos de la Inspección de Consumo, dependiente de la Consejería de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente de Murcia, han detectado en un establecimiento de la Región la existencia de un modelo de secador de pelo de viaje peligroso que procedía de China, concretamente de la marca Aura. Las unidades que se encontraban todavía disponibles en dicho establecimiento ya han sido retiradas.

La Consejería ha decretado la prohibición de comercialización de este producto, que ha sido incorporado a una red de alerta nacional en el resto de autonomías, con el fin de que se tomen las mismas medidas que en la Región de Murcia y se retiren definitivamente todas las existencias.

Como parte de una campaña de inspección ordinaria, los técnicos tomaron una muestra de este producto y fue sometido posteriormente a un análisis en un laboratorio del Centro de Investigación y Control de la Calidad, dependiente de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan). Allí se comprobó que el secador se sobrecalentaba e incluso emitía llamas.

También se certificó que el cable del secador no cumplía con los requisitos establecidos, lo que favorecía ese riesgo eléctrico. Además, la inspección comprobó defectos en el etiquetado, ya que, de hecho, carecía de instrucciones que advirtieran de posibles riesgos. Así, por ejemplo, no se informaba de que el producto no puede ser usado por niños menores de ocho años ni de que no puede ser utilizado cerca de bañeras, duchas, lavabos u otros depósitos que contengan agua.

El director general de Comercio, Consumo y Simplificación Administrativa, Francisco Abril, firmó la prohibición de comercialización en la Región, un trámite necesario para que posteriormente se activara la alerta nacional, y subrayó que “ya se han tomado las medidas oportunas para que este producto esté fuera del mercado”.

Abril añadió que “la detección de este tipo de productos defectuosos demuestra la importante labor que realizan los inspectores de Consumo, con controles que son siempre minuciosos y que evitan potenciales riesgos para los consumidores de la Región de Murcia”.