Compartir

Emile Cilliers, un sargento del ejército del Reino Unido, ha sido declarado culpable el jueves por intentar asesinar a su esposa en dos ocasiones. La primera vez trató de provocar una explosión de gas en el domicilio, y la segunda vez, manipuló su paracaídas. Afortunadamente, la esposa de Emilies Cilliers,sudafricano de 38 años, salió con vida de ambos atentados.

En el ultimo intento de homicidio, la mujer había saltado en paracaídas desde una altura de 4000 pies (unos 1200 metros), un paracaídas que Cilliers había manipulado previamente. Su esposa era una experimentada saltadora y tras no conseguir abrir el primer paracaídas, en el último momento consiguió desplegar el de reserva, a escasos metros del suelo.  De acuerdo con el diario 'The Sun', la mujer se dañó la espina dorsal y se rompió la pierna, las costillas y la clavícula, como consecuencia del accidente.

Según la prensa británica, el sargento estaba muy endeudado y quería cobrar el seguro de vida de su esposa y empezar una nueva con una de las dos amantes que tenía entonces.

En el juicio celebrado en Winchester, en el sur de Inglaterra, se demostró  que Cilliers abrió en 2015 una válvula del gas de su casa con la esperanza de provocar una explosión cuando su mujer encendiera la cocina. Fue su primer intento. Además, los dos hijos de la pareja estaban en casa en ese momento, pero, afortunadamente, la explosión nunca se produjo. 

“Las pruebas apuntan a Emile Cilliers como el hombre con el móvil y la posibilidad de cometer estos calculados intentos de asesinar a su esposa”, dijo la fiscal Amanda Sawetz.