Compartir

Una jueza federal de Estados Unidos prohibió al presidente  Donald Trump, máximo mandatario del país, bloquear a usuarios de la red social Twitter que son críticos con su gestión al frente del Gobierno. Para la magistrada este hecho vulnera los derechos recogidos en la Primera Enmienda de la Constitución, que defiende la libertad de expresión o la libertad religiosa o de culto.

La jueza considera que el perfil del presidente en Twitter debe ser considerado como un “foro público” y que al bloquear a otros usuarios “basándose en sus mensajes políticos constituye un punto de discriminación que viola la Primera Enmienda”, según refleja el auto de 75 páginas. “Respaldamos que la expresión en la forma en la que ellos la ejercen está protegida por la Primera Enmienda y que el presidente (…) ejerce el control gubernamental sobre ciertos aspectos de la cuenta @realDonaldTrump, incluyendo el espacio interactivo de los tuits enviados desde la cuenta”, argumentó la magistrada, según informa la cadena 'NBC'. En este sentido, incidió en que “la exclusión de individuos de ese designado foro público está rechazado por la Primera Enmienda y no puede justificarse por el interés del presidente en la Primera Enmienda”.