Compartir

España es un país conocido por multitud de virtudes, sobre todo dentro del ámbito turístico. Por los diferentes climas, por la propuesta hotelera, por la gastronomía o incluso por los habitantes que hay, infinidad de turistas de todas partes deciden tener a este país en el punto de mira para sus escapadas breves o para esas deseadas y necesitadas vacaciones que tanto se planean.

Evidentemente, dentro de la geografía española hay puntos de mayor y de menor interés. Baleares es uno de los favoritos tanto por extranjeros como por miembros del país. Su ambiente, su clima, sus playas y, sobre todo, las actividades que se preparan durante la época estival convierten a esta región en el blanco perfecto para todo aquel que desea pasar una temporada descansando y desconectando de todo; como también en un hervidero de ofertas de todo tipo.

Con tantos posibles clientes a la vista, los hoteles de las Islas Baleares tienen que pujar lo más alto posible para conseguir atraer a un mayor público. Una alta demanda requiere de una alta oferta, aunque aquí esta es tan grande y tan variada que es difícil captar la atención lo suficiente como para tomar la delantera. Un fenómeno que siempre ha estado presente en el lugar para el negocio en su vertiente más tradicional; pero que ahora se está acentuando también en el digital.

Y es que, con internet de por medio, los dueños de los establecimientos hoteleros ahora tienen que pelear en un terreno distinto para conseguir captar las miradas y asegurarse clientes. Además de las potentes campañas, de las ofertas especiales, de los reclamos publicitarios y del branding, también tienen que pelear por el posicionamiento. Una batalla que, además, se vuelve especialmente complicada en terreno balear.

La gran cantidad de movimiento que hay a nivel turístico en esta comunidad autónoma hace que conseguir un buen posicionamiento web sea toda una prioridad, pero también se convierta en un trabajo titánico. Hay muchísima competencia y muchísimas estrategias a efectuar, pero solo pocas logran hacer que se coja delantera y se escale puestos entre los resultados de Google.

Tal y como explica Juan Francisco Rodríguez, consultor SEO de la agencia Amplifica, “el posicionamiento web para las cadenas hoteleras en Mallorca y en general en todas las Islas Baleares implica analizar profundamente al público objetivo y a la competencia”. De esta manera, y de nuevo según sus palabras, se adapta “la oferta de contenidos del sitio web a cómo busca el cliente en los buscadores como Google”.

Porque, para conseguir un buen posicionamiento SEO con una página web, hay que saber no solo cuáles son las keywords que realmente funcionan, también hay que conocer las necesidades del público al que se quiere captar y, sobre todo, plantear la estrategia adecuada para conseguir atraerlo.

La competencia en la red de redes suele ser muy elevada y conseguir visibilidad más todavía. Si a estas dificultades añadimos un nicho tan concreto como es la hostelería en territorio balear, la cosa se complica más todavía. Público hay mucho, pero también ofertas de diferentes hoteles.

Ahí es donde entra la ayuda de las agencias SEO que se encargan de estudiar cada caso para elaborar la mejor hoja de ruta. Los dueños de las cadenas hoteleras saben que estos equipos especializados son capaces de replantear sus webs por completo para conseguir un mayor beneplácito por parte de Google y poco a poco ir mejorando hasta dar un salto exponencial.

Así, se aumenta el tráfico de la web y, combinando todas las estrategias de posicionamiento con una buena oferta, se termina por captar a nuevos clientes, que no es más que el auténtico objetivo de cualquier negocio relacionado con la hostelería ya no solo dentro de esta comunidad, sino en cualquier parte del mundo.

Esa concentración en un plazo de tiempo determinado, en una región muy limitada y con tantos nombres peleando por lo mismo es lo que hace que se tenga que plantear una ruta de posicionamiento web que abogue por la diferenciación y que cumpla a rajatabla con las exigencias de Google. Una vez hecho esto, lo siguiente es tirar de ingenio para seguir subiendo y mejorando hasta convertirse en un referente que, además, cope las primeras posiciones en los resultados.

“Hoteles en Baleares”, “estancias en las islas baleares” y un sinfín de cadenas son tan solo uno de los elementos que deben tener en cuenta todos los que planteen las estrategias de posicionamiento para los recintos hoteleros. Puede ser todo un quebradero de cabeza, pero si se cuenta con los equipos adecuados y con auténticos profesionales en la materia, el camino puede ser algo más sencillo de lo que parece.