Compartir

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se mostró este miércoles reacio a apoyar la propuesta del PSOE de obligar a los cargos públicos a jurar lealtad a la Constitución en su toma de posesión, por entender que el deber de “proclamar lealtades” marca “un carril autoritario”, porque da a entender que “uno no puede cuestionar esas leyes” que acata.

Así lo hizo en una entrevista en la Ser recogida por Servimedia en la que explicó que Unidos Podemos estudiará en qué se concreta la propuesta del PSOE, pero recordó que el Tribunal Supremo ya estableció que “es constitucional no estar de acuerdo con todos los preceptos de la Constitución” y que “uno está obligado a cumplir la ley pero la puede criticar”.

Recordando que muchos diputados y cargos de Unidos Podemos juran la Constitución manifestando su deseo de cambiarla, Iglesias advirtió de que obligar a “proclamar lealtades” a las leyes implica que “uno no puede cuestionar esas leyes” y “en democracia no es así, en los regímenes autoritarios sí”. “Si no hay derecho a disentir, entonces no tenemos democracia”, sentenció.

Ante la situación en Cataluña, Iglesias interpretó que el PP, Ciudadanos y el PSOE “compiten a ver quién dice la mayor barbaridad autoritaria”. Así, calificó el discurso del domingo del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, de “joseantoniano” por decir que sólo ve “españoles” y no intereses o circunstancias particulares, y dedujo que, con ese enfoque, luego “el PP trata de ser más facha” y el PSOE, temiendo “perder parte del electorado facha”, hace propuestas como la de obligar a jurar lealtad a la Constitución. “Ser demócrata no tiene que ver con quién tiene más grande la bandera”, sentenció.

Iglesias insistió en tachar de completamente impresentables y racistas” los comentarios del presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, sin querer juzgarle más en detalle porque no le conoce y no tiene “una opinión formada”, pero se reafirmó en su convicción de que se da “una doble ingenuidad”: la de los constitucionalistas de creer que “los jueces españoles van a resolver un conflicto político” y la de los independentistas de que lo van a hacer los jueces europeos negándose a llamar “rebelión” al referéndum del 1 de octubre. En suma, se reafirmó en la tesis de Unidos Podemos de que la única solución es un diálogo político sin exclusiones.