Compartir

El Comisionado para la Memoria Histórica del Ayuntamiento de Madrid se reúne este miércoles por separado con los grupos municipales del PP, PSOE y Ciudadanos, con el objeto de intercambiar opiniones sobre el futuro memorial a las víctimas madrileñas del franquismo o los dos memoriales dedicados uno a éstas y otro a las víctimas de la represión frentepopulista en la capital durante la Guerra Civil en el cementerio de La Almudena.

Así lo comunicaron a Servimedia fuentes municipales, después de que el Comisionado presidido por Francisca Sahuquillo se pusiera en contacto telefónico con todos los grupos el pasado miércoles para buscar fechas para dichas reuniones.

El objetivo del Comisionado, órgano de carácter consultivo y no vinculante creado por el Pleno municipal de abril de 2016, es recabar las opiniones de los grupos sobre su propuesta de colgar dos placas en dos lugares distintos del cementerio de La Almudena.

De acuerdo con la propuesta, que Sahuquillo trasladó a la alcaldesa, Manuela Carmena, el pasado 25 de abril, una se dedicaría a los ejecutados por el Gobierno franquista entre 1939 y 1941 y otra a los ciudadanos asesinados por sus ideas antirrepublicanas entre 1936 y 1939. Ninguna de la dos tendría nombres de ninguno de los represaliados por un bando u otro, sino un código QR que, al ser enfocado por un teléfono móvil, llevaría a una web donde sí aparecerían los listados concretos.

POSICIONES DE PARTIDA

Desde el PP indicaron a Servimedia que apoyarán cualquier propuesta que recuerde a las víctimas sin mencionar sus nombres, porque entre los represaliados por el franquismo se encuentran unos 300 militantes socialistas y comunistas que torturaron y fusilaron a madrileños durante la guerra en las checas, a veces por la mera suposición de que no comulgaban con sus ideas, y por tanto no pueden estar al mismo nivel que los republicanos ejecutados, también por sus ideas, cuando el bando franquista ganó la contienda.

A su vez, la portavoz de Cultura y Deporte de Ciudadanos, Sofía Miranda, comentó a esta agencia que la propuesta del Comisionado es “la más razonable” y “objetiva” y acusó al tercer teniente de alcalde y responsable del Plan de Derechos Humanos del Ayuntamiento, Mauricio Valiente, miembro de Izquierda Unida, de “saltarse”, con la “complicidad” de la alcaldesa, al Comisionado, e imponer su propuesta y “manipular ideológicamente” la Ley de Memoria Histórica, que “nunca ha querido aplicar” de manera “objetiva y consensuada”.

Valiente, al conocer la propuesta de dos memoriales anónimos, señaló que, aunque el Gobierno municipal “escucha” al Comisionado, “la posición es firme” y se hará “un memorial con los nombres de todas estas personas” y ya se está “trabajando en esa línea”, y descartó homenajear también a los represaliados por el Frente Popular para no “actuar desde la equidistancia, como si la memoria consistiese en recordar a los dos bandos” y no en reparar el “olvido estructural a las víctimas del franquismo”.

Por su parte, fuentes socialistas, en declaraciones a Servimedia, prefirieron esperar a que tenga lugar la reunión de este miércoles con el Comisionado antes de emitir ninguna valoración. Por el momento, el grupo municipal del PSOE, cuyos votos serán como siempre decisivos para decantar la posición del Pleno, prefiere limitarse a indicar que escuchará las propuestas de este órgano presidido por la socialista Paca Sahuquillo.

Al preguntarle al respecto el viernes Miranda en la Comisión de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto, Valiente declaró que será el Pleno municipal quien decida qué tipo de placa memorial se instalará, y en particular si ésta recogerá o no los nombres de los chequistas. Ahora Madrid y el PSOE ya tumbaron en la sesión plenaria de febrero una propuesta del PP apoyada por Ciudadanos para que se excluyeran esos más de 300 nombres, por lo que la reunión entre el Comisionado y los socialistas se antoja como la más trascendental para decidir cómo se resolverá este asunto.