Compartir

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, apeló este lunes a la “unidad” de todas las fuerzas políticas para “defender el orden constitucional” ante el “supremacismo” que, a su juicio, representa el nuevo presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, al tiempo que da por hecho una ampliación de la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

“Lo que no vamos a permitir es que esta situación de inestabilidad se perpetúe en el tiempo, y si esto se perpetúa en el tiempo el Estado de Derecho actuará” y “todos los escenarios están encima de la mesa”.

Así lo trasladó en la rueda de prensa que ofreció en la sede federal del PSOE para dar cuenta de la reunión de la Comisión Ejecutiva Federal, en la que sólo hablaron de la situación de Cataluña, pese a que hoy se cumple un año de la victoria de Sánchez en las primarias del partido que le volvió a situar al frente del PSOE.

Sánchez remarcó que “Torra no es más que un racista al frente de la Generalitat de Cataluña”, y agregó que los independentistas “no nos van a quebrar” en la defensa del Estado de Derecho y, por eso, reclamó la “unidad de las distintas fuerzas parlamentarias y políticas que defendemos el orden constitucional”. “Ante el no gobierno, el Estado garantiza la gobernabilidad”, dijo, porque “no vamos a permitir que esta situación se prolongue en el tiempo”. “Si se prolonga, el Estado social y democrático de Derecho actuará” y “todas las opciones estarán encima de la mesa”, añadió.

LEY IGUALDAD TRATO

Además, la Comisión Ejecutiva del PSOE aprobó este lunes una declaración política en la que invita “al resto de fuerzas políticas democráticas a sumarse al combate contra el supremacismo, el resentimiento y la xenofobia, contra los delitos de odio que sólo generan enfrentamiento y violencia, y a trabajar por la convivencia, la concordia y el respeto mutuo”.

En otro párrafo, esta declaración, titulada 'A favor de la igual dignidad, contra la xenofobia y el supremacismo', señala que “si todos nos tomáramos en serio” los valores “fundamentales e imprescindibles para vivir en paz y en libertad, el señor Torra estaría inhabilitado políticamente para presidir una honorable institución como la Generalitat de Cataluña”.

Esto se enlaza con la estrategia de Sánchez de dotar al Estado de Derecho de nuevas herramientas para combatir el independentismo. Además de modificar el delito de rebelión y de regular las tomas de posesión de altos cargo, el líder del PSOE propone un modificación de la ley de igualdad de trato.

Según explicó Sánchez, los socialistas en el Congreso propondrán una enmienda a su proyecto de ley de igualdad de trato para que “en los cargos públicos que actúen planteando fórmulas de discriminación a sus ciudadanos la sanción se vea agravada”. Preguntado por las penas, aclaró que las sanciones serán económicas y administrativas.

Así, dijo que los socialistas van a estar “muy vigilantes” ante las acciones “xenófobas” y “racistas” y “supremacistas” que pueda cometer el presidente catalán porque “si ante alguien se sitúan los socialistas es ante un racista” y por eso dan un “paso” al frente, porque “la elección del señor Torra ha destapado las vergüenzas racistas del secesionismo”.

El líder del PSOE criticó que Torra es “tan ultraconservador y racista” como las declaraciones de Vox y de ambos dijo que son “falsos expedidores de carnés de buenos y malos españoles y buenos y malos catalanes”.

NUEVO 155 INDEFINIDO

Así las cosas, el líder del PSOE, que aseguró que todas sus acciones están coordinadas con el PSC y su Miquel Iceta, “ve posible” una aplicación del 155 de la Constitución en Cataluña indefinido, ya que “todos los escenarios están encima de la mesa” y “todas las opciones están contempladas”. Aunque no quiso dar más detalles de lo que está negociando con el presidente Mariano Rajoy, dijo, la vigencia y endurecimiento del 155 se produciría porque lo quiere el independentismo, ya que “el Estado de derecho no puede permitir un vacío institucional”.

Sánchez aseguró que el independentismo “no va a quebrar” al Estado de Derecho y, por eso, reclamó “la unidad de las distintas fuerzas parlamentarias y políticas que defendemos el orden constitucional”.

Así, dijo que Ciudadanos y Podemos tienen que “madurar” porque “ahora toca ser partido de Estado” y ofreció la “experiencia” que tiene el PSOE por sus años de gobierno debido a que “ya va siendo hora de que asuman su condición de partidos de Estado, que hasta ahora desgraciadamente no han mostrado”.

En este contexto, dijo que Podemos está “a sus cosas” mientras que Ciudadanos está jugando a ser una “versión remasterizada” de la política de “confrontación” de territorios de José María Aznar, y de la que también bebió en su día el hoy presidente del Gobierno. Reconoció que ahora “Rajoy, muy probablemente, está sufriendo en primera persona las consecuencias de su estrategia política y electoral cuando era líder de la oposición”.