Compartir

El Gobierno de España advirtió este viernes al nuevo presidente de la Generalitat, Quim Torra, de que actuará si nombra entre sus consejeros a alguno de los dirigentes independentistas que están presos y afirmó que “hay un elemento de sentido común que obliga a pensar que esto no es posible”.

El portavoz del Gobierno y ministro de Educación, Cultura y Deportes, Íñigo Méndez de Vigo, hizo estas declaraciones en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros sobre el periodo de tiempo que Torra se ha tomado para conformar su gabinete, dado que quiere consultar a los exconsejeros encerrados en la cárcel si realmente quieren y están dispuestos.

Méndez de Vigo resaltó que una toma de posesión requiere estar presente y, por lo tanto, sólo sería posible “si el juez, en la hipótesis de que fuera una persona en prisión preventiva, le permitiera salir”.

Además, afirmó que, al margen de las consideraciones jurídicas, “un consejero o un ministro no puede ejercer las funciones si está en prisión”. Sin embargo, no quiso adelantar qué pasos daría el Gobierno en tal caso, a pesar de asegurar que tienen un plan para impedirlo.

“Este Gobierno no va a alimentar una espiral de confrontación y de escalada de declaraciones”, subrayó desde la tesis de que Cataluña debe “abrir una nueva etapa dentro de la ley” y que por ello está “dispuesto y a favor del diálogo sin fecha de caducidad”.

Sobre la toma de posesión de Torra, sin la bandera de España y sin retrato del Rey, puntualizó que “no existe una disposición normativa” en la legislación española que defina cómo debe hacerse y respaldó la idea del líder del PSOE, Pedro Sánchez, para que se regule en adelante.

“Lo vamos a estudiar. Creemos que sería una norma con rango de ley para todo el territorio nacional y con el resto de partidos a los que queremos hacer partícipes de las decisiones que vayamos tomando”, apostilló.

Méndez de Vigo evitó polemizar sobre este asunto por entender que son “cosas accesorias” y que al Gobierno de España le “preocupan las cosas importantes” con el objetivo de conseguir que en Cataluña se pueda “abrir una nueva etapa de diálogo”.

Preguntado sobre una posible reunión en el Palacio de la Moncloa entre Mariano Rajoy y Quim Torra, confió en que sea posible pero pidió esperar a que primero nombre a sus consejeros, tomen posesión y en consecuencia desaparezca la aplicación del artículo 155.