Compartir

A partir del 1 de julio, y no en enero ni en marzo como se esperaba en un principio, se prohibirá la entrega gratuita de bolsas de plástico a los clientes. Así lo ha anunciado la ministra de Agricultura y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina este viernes.

El proyecto será lento. El objetivo principal pasa por que en 2021 España consuma cero bolsas de plástico que no sean compostables.

Eso sí, como en todo, hay excepciones: las de menos de 15 micras destinadas a higiene y los alimentos que se venden a granel (fruta y legumbres) y aquellos alimentos que puedan rezumar líquidos (pescado o carne) y las bolsas de espesor igual o mayor a 50 micras (cuyo grosor permite su reutilización) que tengan un porcentaje de plástico reciclado igual o superior al 70 por ciento.

¿CUANTO COSTARÁN?

El proyecto de la ministra contiene además un anexo que contiene los precios. Así las de menos de 15 micras podrían constarle 5 céntimos. Las de entre 15 y más de 50 micras, 15 céntimos, y para aquellas bolsas de 50 o más micras, pero que tienen al menos un 50 por ciento de plástico reciclado, inferior al 70 por ciento, la recomendación es cobrar 10 céntimos de euros por bolsa.

ESPAÑA, EN LA MEDIA DE CONSUMO

En España gastamos 144 bolsas de polímero por habitante al año (6.703 millones en total), frente a las 317 que utilizábamos en 2007. 'La Razón' ofrece datos sobre el uso de los españoles de bolsas de plástico, ahora sustituidas por bolsas de cartón poco a poco.

De hecho, este tipo de envase se ha incrementado un 15 por ciento en 2017. Hoy un 66% de panaderías y pastelerías apuesta por este tipo de envoltorios. Siete de cada diez minoristas de los sectores de la moda. Mercadona se ha unido a esta tendencia, que ha empezado un proyecto piloto introduciendo bolsas de papel y cajas de cartón en 11 establecimientos.

En Reino Unido, donde se implantó la misma medida, se redujo su uso en un 90% según la prensa del país. Grecia y Bulgaria, donde cada ciudadano utiliza 269 y 421 bolsas al año, respectivamente, se encuentran muy por encima de la media de uso de las mismas, situada en 196,8 bolsas por persona al año.