Compartir

Las protestas en Gaza y Cisjordania contra el traslado de la embajada de EEUU a Jerusalén se saldaron el lunes con 58 muertos y más de 2,700 heridos, en una jornada en la que unas 40,000 personas participaron en marchas hacia la Franja palestina.

Por su parte,  el presidente estadounidense, Donald Trump, asegura que el traslado de la delegación y el reconocimiento de Jerusalén como capital israelí “servirá para avanzar hacia la paz”.

Según datos del Ministerio de Salud palestino, durante las protestas, 52 personas murieron, en su mayoría jóvenes de entre veinte y treinta años, y al menos cinco adolescentes: uno de catorce años, otro de quince y tres de dieciséis. Otras 2,410 resultaron heridas de diversa gravedad y tuvieron que ser atendidas por heridas de bala y metralla, golpes, contusiones, y asfixia como consecuencia de los gases lacrimógenos, informa 'RPP'.

Millares de manifestantes ocuparon desde la mañana parte de la frontera entre la Franja de Gaza e Israel. Los soldados israelíes abrieron fuego cuando la multitud se acercó a la valla fronteriza. Ya el domingo, el ejercito israelí lazo miles de octavillas desde el aire avisando que ponían su vida en riesgo si se acercaban a la valla fronteriza.