Compartir

El festival de Eurovisión de este año pasará a la historia por el grave incidente ocurrido sobre el escenario. 

Ocurría cuando la representante de Reino Unido se encontraba en plena actuación. En ese momento un espontáneo intentaba saltarse todos los controles de seguridad, se colaba en escena y le arrebataba el micrófono a la cantante. 

Tras el percance, la organización ofreció al Reino Unido la posibilidad de repetir la actuación, pero el país lo rechazó.