Compartir

El candidato a la investidura como presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, prometió este sábado ser leal “al mandato del 1 de octubre”, que interpretó como el de “construir un Estado independiente en forma de república”, siempre admitiendo que el “presidente legítimo” es Carles Puigdemont.

Con un lazo amarillo en la chaqueta, Torra comenzó su discurso de presentación de su programa político a los grupos parlamentarios diciendo que él no debería estar allí, sino el “presidente legítimo” Carles Puigdemont, acompañado de “los presos políticos y exiliados”.

A todos ellos los enumeró nombre a nombre, incluyendo a la exportavoz de la CUP Anna Gabriel, formación cuya abstención, al menos, es necesaria en la segunda votación, la del lunes, para sacar adelante la investidura, y cuyo Consejo Político decidirá mañana su posición.

Torra prometió: “Nunca nos cansaremos de luchar por su libertad”. Y, poco después: “Seremos leales al mandato del 1 de octubre: construir un Estado independiente en forma de república”, además de garantizar la cohesión social

Quim Torra, anunció que si es elegido nombrará a un comisionado para “evaluar y reparar los efectos de la aplicación del artículo 155”, que retirará la “ignominiosa demanda” que el Gobierno controlado estos meses desde Madrid presentó contra los impulsores de la consulta del 9-N y que recuperará y ampliará las embajadas cerradas.

Torra lanzó estas tres propuestas que revertirán las acciones de este tiempo en el que la Generalitat ha estado intervenida por el Gobierno central. El comisionado estará adscrito a la Presidencia y elaborará un “plan de choque” para evaluar y reparar los efectos de la aplicación del artículo 155, no sólo en la Adminstración catalana sino en toda la sociedad.

Por otra parte, prometió que retirará la “ignomisiosa demanda” de 5 millones de euros que la Generalitat controlada por el Ejecutivo central presentó contra el expresidente Artur Mas, la exvicepresidenta Joana Ortega y los exconsejeros Francesc Homs e Irene Rigau. Finalmente, anunció que recuperará y ampliará las embajadas catalanas cerradas por el Gobierno catalán impuesto por el 155 para internacionalizar las demandas soberanistas.

La necesidad de levantar el artículo 155 para volver a tener un gobierno fuerte fue el principal motivo que adujo para justificar su candidatura a ser investido, porque, cuando lo sea, “no habrá motivo para que siga vigente.