Compartir

El Museo Guggenheim Bilbao estrena este viernes la exposición 'Arte y China después de 1989: el teatro del mundo', que según varias asociaciones animalistas, es una obra que contempla maltrato animal, como defienden organizaciones como ATEA (Asociación para un Trato Ético con los Animales) y AnimaNaturalis.

Estas organizaciones animalistas indican que la exposición incluye un gran terrario donde numerosos animales, como reptiles e insectos, se irán devorando ante el público y la proyección de un vídeo donde dos cerdos con letras orientales y latinas decoradas en sus cuerpos copulan rodeados de personas.

Una campaña promovida en 'Change.org' lleva recogidas más de 55.000 firmas para el Guggenheim de Bilbao retire obras “en las que se muestra maltrato animal en video y en directo” y recalca que en el museo homónimo de Nueva York “no se expusieron esas obras por la presión de los ciudadanos”.

Fuentes del Museo Guggenheim Bilbao afirmaron este jueves que la pinacoteca “respeta” la libertad de expresión de los artistas y negaron que la exposición que se estrenará este viernes incluya maltrato animal. “Estamos a favor de los derechos de todos los seres vivos y hemos puesto todas las medidas para que los insectos y reptiles que hay en una de las obras estén en perfectas condiciones”, señalaron.

Esas mismas fuentes sentenciaron que “no hay sufrimiento animal” en la exposición 'Arte y China después de 1989: el teatro del mundo', y que el museo ha tomado “todas las medidas” para que los insectos y los reptiles se encuentren en las condiciones “lo más parecidas posibles a su hábitat natural”.

Además, indicaron que el vídeo de los cerdos copulando es una 'performance' grabada en una granja en 1994 en la que “no hay sufrimiento animal”.

La muestra 'Arte y China después de 1989: El teatro del mundo' incluye 120 obras de 60 artistas y colectivos artísticos y se trata de una exploración de la creación artística en ese país durante el período comprendido entre los disturbios de la plaza de Tiananmen de 1989 y la celebración de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Pekín de 2008.

INFORME VETERINARIO

Desde el museo precisan que la instalación conformada por las obras 'El teatro del mundo' y 'El puente' constituye una amplia estructura octogonal con forma de tortuga mitológica que contiene esculturas orientales tradicionales y una variedad de insectos y reptiles. Esta instalación alude a las dinámicas de poder y a las tradiciones culturales chinas.

La pinacoteca aseguró que “todos los reptiles e insectos que se incluyen en las mencionadas obras han sido criados en cautividad y trasladados al Museo previa confirmación de sus óptimas condiciones sanitarias por un informe veterinario y la obtención de los pertinentes permisos”.

“El Museo cuenta con el asesoramiento y servicios de un equipo de especialistas que se encargan diariamente de la alimentación, limpieza y cuidados sanitarios de estos reptiles e insectos, así como del mantenimiento de los terrarios. Estas labores se realizan a primera y última hora, fuera del horario de apertura del Museo. Los terrarios contienen un sustrato especial, mantas térmicas, pantallas de luz y calor, así como bebederos, bañeras y depósitos de hidrogel para generar las condiciones y el hábitat adecuados para estas especies”, añadió.

Por su parte, la obra 'A case Study of Transference' es un vídeo que documenta una 'performance' realizada en 1994 en la que aparecen dos cerdos apareándose en una granja. “Concebido como una alegoría cultural, la pieza explora la relación entre el ser humano, la naturaleza y la cultura, y en la misma no hay ningún tipo de sufrimiento animal”, concluyeron desde el Guggenheim.