Compartir

La empresa pertenecía al sector del telemárketing, y se ha visto obligada, tras la resolución del Juzgado de lo Social número 3 de León. La reducción ha dejado en 34 horas semanales las horas que debe trabajar una de las componentes de la plantilla de la empresa que alegaba que tenía que cuidar se su suegra de 87 años, tal y como ha informado 'Telemadrid'.

Después de que la compañía rechazara la petición de la mujer, esta lo llevo ante la justicia alegando discriminación por sexo ya que a otras compañeras sí se les había concebido este permiso para cuidar de sus hijos.

En la sentencia se aclara que “ninguna razón existe para discriminar a la familia de la trabajadora en relación con sus compañeras con jornada reducida, antes o después de firmarse 'cualquier pacto' que establezca condiciones menos favorables que las establecidas en la normativa vigente“.

No resulta cuestionable la posibilidad de una afectación del derecho a la no discriminación por razón de sexo como consecuencia de decisiones contrarias al ejercicio del derecho de la mujer trabajadora a la reducción de su jornada por guarda legal, o indebidamente restrictivas del mismo”, explica el texto judicial.

El juez, finalmente, ha fallado a favor de la mujer y ha determinado que deberá trabajar 34 horas semanales, de 09:00 a 16:00 de lunes a jueves y los viernes de 09:00 a 15:00 ininterrumpidamente.