Compartir

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, trasladó este jueves a los partidos políticos que con los presos etarras habrá una “aplicación estricta” de la legislación vigente y que para que se les acerque a su tierra no bastará un “formulario”, sino que se comprueben “conductas” como su arrepentimiento o que colaboran con la Justicia.

Zoido se refirió a esta cuestión en la rueda de prensa que dio en la sede de su departamento tras la reunión del Pacto Antiterrorista para analizar el anuncio de disolución de ETA, encuentro al que no acudieron PNV y ERC, mientras que Podemos volvió a hacerlo como “observador”.

En representación de los partidos estuvieron Carlos Rojas, del PP; Margarita Robles, del PSOE; Juan Carlos Girauta y Miguel Gutiérrez, de Ciudadanos; Rafael Mayoral, de Podemos; Íñigo Alli, de UPN, y Tomás Aparicio, de UPyD.

En su comparecencia ante los periodistas, el titular de Interior explicó que en el encuentro los mandos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad hicieron una exposición “minuciosa” de la situación de ETA tras su disolución. Añadió que el encuentro no era para hacer una “declaración programática” del Gobierno y los partidos, sino para mostrar la “unidad política” tras el anuncio de disolución de la banda terrorista.

Asimismo, Zoido se refirió a que en el encuentro se coincidió en que ETA no debe obtener ninguna contrapartida por su disolución, al tiempo que explicó que sólo uno de los representantes políticos preguntó por un eventual acercamiento de presos. Este asistente fue el miembro de la dirección de UPyD Tomás Aparicio.

RESPUESTA “ROTUNDA”

El ministro explicó que respondió a Aparicio de una “manera rotunda” que respecto a los presos etarras lo que habrá es una aplicación “escrupulosa” y “estricta de la ley”. Asimismo, indicó que para que se produzcan acercamientos los internos de la banda criminal deberán cumplir los “requisitos” que establece la ley, que no es sólo rellenar un “formulario”, sino que se mantengan en el tiempo “conductas” como el arrepentimiento y la colaboración con la Justicia.

En este sentido, Aparicio, de UPyD, dijo en su comparecencia ante los periodistas que en la reunión se pasó de “puntillas” sobre el asunto de la política penitenciaria, que dijo que es una de las cuestiones clave. En este sentido, criticó que el lehendakari, Íñigo Urkullu, y la presidenta de Navarra, Uxue Barkos, se hayan convertido en “lobistas de los etarras” sin que éstos se hayan arrepentido ni prometan colaborar con los jueces.

Por su parte, Alli, de UPN, anunció que su partido no apoyará los Presupuestos Generales del Estado si el presidente, Mariano Rajoy, no suscribe un “compromiso por escrito” de que no habrá acercamiento de presos etarras. Argumentó que hacen esta demanda para que PNV, Geroa Bai y Bildu no logren ninguna contrapartida por la disolución de la banda.

A este respecto, Carlos Rojas, del PP, dijo, respecto a la exigencia de UPN, que Zoido ya se ha comprometido a que se aplicará la ley con los presos etarras, por lo que no debe haber dudas al respecto. “Más claro imposible”, afirmó, al tiempo que dijo que contra los terroristas debe aplicarse “todo el peso de la ley” y deben “desaparecer” los homenajes a etarras.

CAMBIOS “DESDE LA UNIDAD”

A su vez, Robles señaló que para el PSOE “no era el objetivo” de la reunión hablar sobre cambios en la política penitenciaria, sino poner de manifiesto la “derrota sin matices” de ETA y el apoyo a las víctimas del terrorismo. Añadió que otra conclusión del encuentro es que cualquier cambio de fondo en la política antiterrorista debe hacerse “desde la unidad de las fuerzas democráticas”.

Asimismo, Mayoral dijo que Podemos apoya el acercamiento de los presos etarras puesto que es la mejor forma de lograr la reinserción de estos condenados. Además, consideró “muy importante” la reunión y destacó la importancia que tiene para el futuro “la necesidad de esclarecer todos los atentados que quedan pendientes”.

Por último, Girauta se refirió a que la ley vigente recoge las “condiciones” en las que pueden producirse acercamiento de presos, pero apuntó que la postura de Ciudadanos es que dejar de matar no puede tener “premio”. Añadió que una prueba del arrepentimiento de los terroristas es que colaboren para resolver los asesinatos pendientes.