Compartir

Una de las formas más habituales de introducir droga en un país es utilizar 'mulas' para tal fin. Una 'mula' no es más que una persona que se traga bolsas de droga y utiliza su propio cuerpo para trasportarlas. Una tarea peligrosa. A ese negocio se dedicaba Heriberto Reyes,'el Yoni', un narcotraficante que desde 2011 enviaba droga desde la isla de República Dominicana a Europa. 'El Yoni' extorsionaba a personas que le debían dinero para realizar esta peligrosa tarea.

Fernando Bernardo, fallecido en 2014, cuando tenía 39 años. Este asturiano tenía una deuda contraída con él. Bernardo estuvo trabajando para el narco y durante el tiempo que estuvieron colaborando acumuló una deuda que ascendía a 16.000 dólares. Para poder saldarla, viajaba con la droga en su estómago unas dos veces al mes desde la isla hasta España, y desde allí a Suiza.

Cuando llegaba a España, la víctima se desplazaba hasta Burgos y una vez allí Guzmán, un compinche de Reyes, le recogía y le trasladaba a un piso de seguridad, ocupado por los otros dos integrantes del grupo.

Pero el 7 de julio de 2014 algo salió mal. Tras ingerir casi un kilo de cocaína, repartida en 67 cápsulas, Bernardo comenzó a sentirse mal. Una de las bolsas estalló dentro de su cuerpo lo que le provocó vómitos y convulsiones. Los narcos en vez de ayudarle tomaron una drástica decisión: Reyes ordenó abrirle el canal para recuperar la cocaína. 

Pero la brutalidad no acabó ahí.

Tras haber recuperado el cargamento, los ahora juzgados “decapitaron y desmembraron el cadáver, repartiendo los miembros en distintas bolsas de plástico que introdujeron en una maleta”, según informa la Fiscalía. Con el cuerpo descuartizado, el capo viajó a Francia y allí se deshizo de él en un bosque de Tarnes, en el suroeste del país.

Horas después era detenido por las autoridades cuando intentaba cruzar la frontera Suiza, tal y como informa 'La Vaguardia'

Ahora la justicia española juzga a 4 narcotraficantes en la Audiencia Nacional relacionados con el caso por delitos contra la salud pública y homicidio. Por ambos la Fiscalía pide 30 años de cárcel para Reyes y 24 para el resto de compinches: Benjamín Guzmán, Alexander Méndez y Alba Leidy Cabrera, sobrina de Reyes.