Compartir

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, dijo este miércoles que el robo del móvil a la víctima por parte de los cinco integrantes de 'La Manada' evidencia que hubo intimidación, algo que no contempló la Audiencia de Navarra y que propició una condena por abuso sexual y no por violación.

Catalá se refirió a esta cuestión en el Pleno del Congreso de los Diputados, donde fue preguntado por la diputada del PSOE Adriana Lastra y por la portavoz de Podemos, Irene Montero, sobre las medidas que va a tomar el Gobierno tras la indignación social que ha provocado la sentencia de 'La Manada'.

El ministro, en respuesta a Montero, aludió al hecho de que el tribunal de la Audiencia de Navarra entendiese que los cinco jóvenes de 'La Manada' no actuaron con violencia ni intimidación contra su víctima, lo que propició que la condena fuera por abuso sexual y no por agresión sexual o violación. Los magistrados no tuvieron en cuenta para su decisión que los implicados robasen el móvil a la víctima al marcharse.

A este respecto, Catalá dijo estar “seguro” de que “si a una mujer cinco personas le roban un móvil, nadie va a dudar de que ha habido intimidación”, al tiempo que añadió que “cualquier delito sexual no puede quedar exento de esa consideración”. “Eso no es un tema de leyes, es de cultura, de implantación de esas maneras de entender las cosas, y en eso hay que trabajar”, remarcó.

“VISIÓN DE GÉNERO”

Asimismo, Catalá señaló que “las leyes deben adaptarse al momento social y a la realidad de España”. Añadió que esto debe acompañarse de un cambio de “comportamientos, culturas”, y de una “ética” en la aplicación de la normativa sobre delitos sexuales.

El ministro también se mostró partidario de elaborar “guías de lenguaje no sexista” para los funcionarios de la Administración de Justicia, lo que debe complementarse con una “visión de género” por parte de los profesionales que actúan en los tribunales.

Por su parte, Lastra se refirió a que la sentencia de 'La Manada' evidencia que hace falta una “formación especializada” de los jueces en materia de violencia de género. Añadió que la sentencia de la Audiencia de Navarra también pone de manifiesto que el enfoque legal contra los delitos sexuales no es un “problema singular”, sino que se trata de un “enorme problema colectivo”.

“PROBLEMA ESTRUCTURAL”

Según esta diputada del PSOE, evitar la “falta de empatía” de los profesionales de la Justicia en lo referido al abuso contra las mujeres “sólo se corrige con formación para jueces y fiscales”, ámbito en el que sostuvo que el Gobierno no ha hecho nada a pesar de los emplazamientos que le venía realizando la formación socialista.

A su vez, Montero coincidió con Lastra en que en la Justicia española existe un “problema estructural” respecto a la forma de afrontar los delitos contra las mujeres, puesto que las resoluciones están poniendo de manifiesto que hace falta “perspectiva de género”.

Montero apuntó que esta situación requiere no sólo una modificación del Código Penal, sino “políticas integrales” que incluyan aspectos como la reparación a las víctimas o el cumplimiento de los tratados internacionales en materia de violencia de género. La portavoz de Podemos concluyó que Catalá debe dimitir si no es capaz de hacer frente a este desafío.