Compartir

Una operación policial hispano-marroquí culminó este martes con la detención de cinco presuntos yihadistas -dos en España y tres en el país norteafricano-, que impulsaban la estrategia de atentados del grupo terrorista Daesh de cometer atentados en España y en Europa.

Según informó el Ministerio del Interior, la operación se ha desarrollado bajo la supervisión del juzgado central de Instrucción Número 3 de la Audiencia Nacional y coordinada por la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Asimismo, participaron la Comisaría General de Información de la Policía Nacional y la Dirección General de Vigilancia del Territorio del Reino de Marruecos (DGST), con la colaboración de las Brigadas Provinciales de Información de la Policía española en Bilbao, San Sebastián y Murcia.

Los dos arrestados en España, de 21 y 33 años de edad respectivamente y de origen senegalés y marroquí, fueron arrestados en Lorca (Murcia) y Abandiño (Vizcaya).

Estos dos yihadistas formaban parte de una estructura virtual de reclutamiento y adoctrinamiento que buscaba incitar la comisión de atentados en España y otros países de Europa. Los otros tres presuntos terroristas fueron detenidos en Marruecos.

PROPAGANDA EN INTERNET

La red, de la que formaban parte los cinco investigados, instrumentalizaba sus perfiles en redes sociales para llevar a cabo las consignas recibidas por la matriz central de Daesh con el objetivo de divulgar el material propagandístico de esta organización terrorista como el medio más directo para captar, adoctrinar y reclutar a nuevos miembros.

Las investigaciones pusieron de manifiesto que los miembros de esta célula estaban conectados por Internet a través de sus redes sociales. En estos lugares de forma continuada y sostenida en el tiempo compartían videos que ensalzaban a la organización terrorista, a sus líderes y donde se humillaba a las víctimas y se incitaba a la comisión de atentados contra la población civil en occidente en nombre de Daesh.

Además, los arrestados divulgaban material sobre el uso y manejo de armas blancas con movimientos de ataque y ofensivos, contenidos todos ellos dirigidos a la autocapacitación y a enseñar a otros técnicas de decapitación.

CONEXIONES CON SIRIA

Los dos detenidos en España llevaban a cabo labores de adoctrinamiento a favor de Daesh con personas próximas a ellos. Además los investigados tenían conexiones con yihadistas ubicados en Siria.

El detenido en Lorca mostraba elevados índices de radicalidad y era considerado una peligrosa amenaza por los investigadores al haber manifestado su voluntad expresa de realizar ataques contra los ciudadanos.

Conscientes de su actividad delictiva adoptaban medidas de seguridad como forma de protección, entre otras utilizar aplicaciones de mensajerías instantáneas seguras, utilizar diferentes líneas de telefonía móvil o asociadas muchas de ellas a terceros.