Compartir

Pablo Escribano era un médico residente del Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares que desapareció el pasado 1 de mayo. Ha sido encontrado por agentes de la Policía Nacional en un piso en Madrid junto con el cuerpo de otro joven del que aún no se sabe la identidad.

Los cadáveres ha sido encontrados hacia las 16:00 horas del día de hoy, ninguno de ellos con signos de violencia. No portaban documentación y estaban en habitaciones, además, la Policía ha encontrado en la vivienda sustancias estupefacientes.