Compartir

El vicesecretario general de Política Social y Sectorial del Partido Popular, Javier Maroto, negó este viernes tajantemente que el Gobierno contemple dar alguna contrapartida a la banda terrorista tras comunicar oficialmente su disolución. “A estos de ETA, ni agua”, espetó.

En una entrevista en Telecinco recogida por Servimedia, Maroto valoró que la noticia de la disolución de la banda tiene como titular que ETA ha sido “derrotada”, a pesar de que lo haya hecho en un último episodio “igual de repugnante que todos los demás”, lanzando un “mensaje maquiavélico” con la voz de 'Josu Ternera'.

“Creo que los nietos de los etarras tienen que sentir vergüenza de sus abuelos cuando pasen unos años”, opinó Maroto, para acto seguido asegurar que “contrapartidas, cero”. “La historia solo tiene unos verdugos, que son los de ETA, y no son ni salvadores de ningún pueblo ni nos representan”, agregó.

Insistió en que Euskadi es “mucho más que esa gentuza” a la que “no le debemos nada”, por lo que rechazó de plano cualquier suerte de concesión. “No hay ninguna razón para hacerlo, no solo no hay negociación ni contrapartidas, sino que va a haber más actuación de la Justicia y más actuación del Gobierno de España”, porque aún hay “mucho dolor” por los casos sin resolver.

Dicho esto, se vivieron unos minutos de tensión por el cruce de palabras entre Maroto y Josu Puelles, hermano del inspector de la Policía Nacional Eduardo Puelles, asesinado por ETA en 2009, y que se encontraba en el plató de Telecinco. El último recriminó al dirigente popular que dijera que la sociedad ha derrotado a ETA, al considerar que mucha gente “miró para otro lado”.

Puelles también afeó al Gobierno central su falta de acción contra las políticas nacionalistas y se quejó de que en Euskadi “no se puede poner una bandera de España”. Ante estos comentarios, Maroto incidió en que la paz “se gana con la libertad” y que hay que seguir dando la batalla para que esa libertad se imponga en cada municipio del País Vasco.