Compartir

ETA difundió este jueves un nuevo comunicado en el que anuncia el “final de su trayectoria” y la disolución de todas sus estructuras.

Lo ha hecho en un comunicado fechado este mismo 3 de mayo difundido por 'Naiz.eus', junto a un vídeo en el que se escucha leer el texto a Josu Urrutikoetxea, 'Josu Ternera', al que se rotula como “miembro de las delegaciones de ETA para un diálogo resolutivo”.

ETA informa al pueblo vasco “del final de su trayectoria, después de que su militancia haya ratificado la propuesta de dar por concluidos el ciclo histórico y la función de la organización”.

Como consecuencia de ello, asegura que ha “desmantelado totalmente el conjunto de sus estructuras” y “da por concluida toda su actividad política”, de forma que “no será más un agente que manifieste posiciones políticas, promueva iniciativas o interpele a otros actores”.

“Los y las exmilitantes de ETA continuarán con la lucha por una Euskal Herria reunificada, independiente, socialista, euskaldun y no patriarcal en otros ámbitos, cada cual donde lo considere más oportuno, con la responsabilidad y honestidad de siempre”, añade.

ETA subraya que nació cuando Euskal Herria “agonizaba, ahogada por las garras del franquismo y asimilada por el Estado jacobino, y ahora, 60 años después, existe un pueblo vivo que quiere ser dueño de su futuro, gracias al trabajo realizado en distintos ámbitos y la lucha de diferentes generaciones”.

Explica que desea “cerrar un ciclo en el conflicto que enfrenta a Euskal Herria con los Estados, el caracterizado por la utilización de la violencia política”. “Pese a ello, los Estados se obstinan en perpetuar dicho ciclo, conscientes de su debilidad en la confrontación estrictamente política y temerosos de la situación de provocaría una resolución integral del conflicto”.

“Por contra, ETA no tiene miedo alguno a ese escenario democrático, y por eso ha tomado esta decisión histórica, para que el proceso en favor de la libertad y la paz continúe por otro camino. Es la secuencia lógica tras la decisión adoptada en 2011 de abandonar definitivamente la lucha armada”.

ETA explica que en adelante “el principal reto será construir un proceso como pueblo que tenga como ejes la acumulación de fuerzas, la activación popular y los acuerdos entre diferentes, tanto para abordar las consecuencias del conflicto como para abordar su raíz política e histórica. Materializar el derecho a decidir para lograr el reconocimiento nacional será clave. El independentismo de izquierdas trabajará para que ello conduzca a la constitución del Estado Vasco”. “Esta última decisión la adoptamos para favorecer una nueva fase histórica. ETA surgió de este pueblo y ahora se disuelve en él”, concluye.