Compartir

La Audiencia Provincial de Murcia ha desestimado el recurso presentado por un hombre, vecino de Archena (Murcia), que fue condenado a 56 días de trabajo comunitario tras haber agredido a su pareja, cuando ésta, después de servirle un vaso de leche, le pidió que bajara el volumen de la televisión.

Según el sumario, el acusado cogió a la víctima del cuello con las dos manos y le dijo que “no tenia derecho a opinar, porque esa era su casa, y que se cuidara o la mataba”.

La agresión se produjo el pasado 3 de octubre de 2017, “en una actitud enfurecida y de dominación por parte del acusado, que lo hizo también con intención de atentar contra la integridad física de su pareja”.

En su recurso, tal y como informa 'ABC', el acusado aseguraba que existía un error en la valoración de la prueba y que se había vulnerado su derecho a la presunción de inocencia. Además, alegó que no se habían tenido en cuenta la enemistad previa existente entre los miembros de la pareja, sin que existieran elementos periféricos que pudieran corroborar la versión ofrecida por la denunciante.

Por su parte, la Sala indica que la declaración de la víctima fue clara y coherente por lo que no hay razón para dudar de la misma. El tribunal afirma que las pruebas son “contundentes” y concluye que “el propio contenido de las amenazas recogidas en el relato de hechos probados y el motivo por el que fueron vertidas evidencian la intención del acusado de imponer, de forma violenta, su voluntad sobre su pareja”.