Compartir

El presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, hizo este miércoles un “llamamiento a la unidad incuestionable de España”, en el discurso del Dos de Mayo, fiesta de la autonomía madrileña, y no hizo ninguna mención a la expresidenta Cristina Cifuentes. 

También llamó “a la soberanía como única fuente de legitimidad, a la lucha por una sociedad mejor y a la convivencia, al progreso y a la superación en el día a día”.

Así, manifestó que “precisamente porque nos hacemos eco de ese llamamiento, los madrileños renovamos hoy nuestro compromiso con Madrid, con España y con la generosidad que alienta detrás de todos esos valores”.

A su juicio, el Dos de Mayo es, “por encima de todo, la fiesta de los madrileños, de todos los madrileños, ya sean de nacimiento o de adopción, de sentimiento o de convicción”.

Garrido, que presidió los actos celebrados en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional, con motivo de la celebración del Día de la Comunidad de Madrid, dijo que “los madrileños renovamos hoy nuestro compromiso con Madrid y con España”.

Además, afirmó que las distintas personas e instituciones a las que en esta jornada se les han entregado las máximas condecoraciones de la Comunidad de Madrid “representan a este Madrid que no se deja vencer por los problemas”.

En este sentido, destacó que todos ellos nos recuerdan que el dinamismo y el empuje de Madrid proceden de su propio tejido social y que, por tanto, “los vaivenes políticos y los cambios coyunturales no deben hacernos olvidar esta consistencia de fondo de la sociedad madrileña, una sociedad preparada, trabajadora, solidaria, que es nuestro mejor valor”.

Una de las distinciones recayó en la ONCE, que junto a la Policía Municipal, recibió la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo.