Compartir

Mike Hodge, propietario de la reserva de animales Marakele Predator Centre en Limpopo, Sudáfrica, fue atacado durante un paseo turístico por Shamba, por un león de diez años al que había criado él mismo.

El felino arrastró por el cuello al hombre de 72 años, que fue liberado cuando el animal fue abatido por uno de los trabajadores.

“Mike y uno de sus guardabosques estaban un poco preocupados por el olor en un complejo que estaba molestando a uno de los leones y había entrado por la puerta de embarque para ver qué estaba causando eso (…) No es tonto con los leones y sabe cómo interactuar con ellos, pero es evidente que algo salió mal”, dijo un amigo de la víctima a 'The Sun'. 

Hodge fue operado de heridas en el cuello y la mandíbula. Además, está recibiendo fisioterapia para volver a caminar.

“Está muy angustiado. Intenta poner buena cara, pero creemos que todavía está procesando lo que ocurrió”, asegura Bernadette Maguire, portavoz de la familia.