Compartir

Poco antes de las 15.00 horas de este viernes las vías de los entornos de las principales ciudades españolas comenzaron a sufrir retenciones de nivel amarillo (tráfico irregular). La Dirección General de Tráfico (DGT), que espera 7,4 millones de viajes por carretera en el puente del 1 de mayo, advierte de que los niveles de tráfico aumentarán a lo largo de la tarde.

Según la información recabada a la DGT sobre el estado de las carreteras por Servimedia, los principales problemas que se detectaban en Madrid poco antes de esa hora había se situaban en la M-40, con diversos tramos con dificultades, así como, otras vías como la M-45, M-11, A-6, A-4, A-3, A-1, A-2 y en la M-607.

En Barcelona, se producían especiales dificultades en la B-10 por un accidente (nivel rojo); y con nivel amarillo aparecían tramos de la B-20, B-30, B-23 y C-58. En la A-2, a la altura de San Joan Despi (sentido oeste hacia Lleida) también había dificultades de nivel rojo.

En Sevilla, los principales problemas estaban en la S-30; en la A-7 en Torremolinos (Málaga); y en Valencia en la A-3, a la altura de Quart de Poblet (sentido hacia Madrid) con nivel rojo.

La DGT ha puesto en marcha a partir de las 15.00 horas de este viernes un dispositivo especial de vigilancia, regulación y ordenación del tráfico con motivo del puente del 1 de mayo, que se prolongará hasta las 24.00 horas del próximo martes (una jornada más en la Comunidad de Madrid, donde el día 2 será festivo autonómico), periodo en el que espera que se produzcan 7,4 millones de desplazamientos de largo recorrido. En este puente, a modo de prueba para vigilar el tráfico, se utilizarán drones para vigilar el tráfico.