Compartir

El Gobierno estima que el crecimiento del PIB español se moderará en los próximos años hasta situarse en el 2,3% en 2021.

Así lo recoge el Gobierno en la actualización del escenario macroeconómico que se incluye en el 'Programa de Estabilidad' para el periodo 2018-2021 y que se remitirá a Bruselas.

En concreto, el Ejecutivo mantiene en el 2,7% su estimación de crecimiento del PIB para 2018 y apunta una moderación al 2,4% en 2019 y al 2,3% tanto en 2020 como en 2021.

En cuanto a la evolución del empleo, el Gobierno prevé que la tasa de paro se sitúe en el 10,7% de la población activa a finales de 2021. De esta manera, el paro se habrá reducido en casi seis puntos porcentuales desde 2017, cuando se encontraba en 16,5%.

DÉFICIT

El Gobierno español se ha marcado como objetivo alcanzar el equilibrio presupuestario al finalizar 2021, año para el que prevé eliminar el déficit público en el conjunto de las administraciones y obtener un superávit del 0,1%

Así se recoge en el Programa de Estabilidad 2018-2021 aprobado este viernes por el Consejo de Ministros, en el que se detalla la senda de consolidación fiscal y la actualización del cuadro macroeconómico, así como el Plan Nacional de Reformas para el presente ejercicio.

Tras recibir el visto bueno del Consejo de Ministros, estos documentos serán remitidos, antes de que acabe el mes de abril, a la Comisión Europea.

Además de los objetivos de déficit de 2021, el Gobierno ha realizado modificaciones en la senda de déficit para los ejercicios 2018, 2019 y 2020. En concreto, para 2018 el objetivo de déficit es del 2,2% para el conjunto de las administraciones. Éste estará repartido en un 0,7% para la Administración Central, 1,2% para la Seguridad Social (frente al 1,1% anterior), 0,3% para las comunidades autónomas (una décima menos que la previsión anterior), y equilibrio presupuestario para las corporaciones locales.

En 2019, el objetivo de déficit está fijado en el 1,3% del PIB, con un 0,3% para la Administración Central, un 1% para la Seguridad Social (una décima más que el 0,9% previsto anteriormente), y equilibrio para las comunidades autónomas (en la previsión anterior se fijaba un 0,1%) y entidades locales.

Para 2020, el objetivo de déficit es del 0,5%, estimando que dicho resultado corresponderá exclusivamente a la Seguridad Social, mientras que prevé equilibrio para el resto de administraciones.

En el pasado ejercicio 2017, España consiguió cumplir con el objetivo de déficit, establecido en el 3,1%, al cerrar el ejercicio en el 3,07%. Este objetivo se alcanzó gracias a la mejora de los resultados de las corporaciones locales (superávit del 0,59%) y las comunidades autónomas (déficit del 0,32%) respecto a sus objetivos de déficit, del 0% y 0,6%, respectivamente. Por el contrario, la Administración Central (1,86% de déficit) y la Seguridad Social (1,48%), cerraron 2017 por encima de sus objetivos, del 1,1% y 1,4%, respectivamente.