Compartir

Es sin duda la pregunta que se hacen muchos. 

¿Por qué salen ahora las imágenes de Cristina Cifuentes intentando robar dos cremas en un supermercado Eroski de Vallecas, cuando era vicepresidenta de la Asamblea, allá por 2011?

Esta mañana el vigilante de seguridad que cazó a la ya expresidenta de la Comunidad  ha asegurado en 'laSexta' que “alguien se quedó con las grabaciones porque en 15 días se borraban las cintas”. Además ha reconocido que “la policía le dijo que como 'iba a pagar las cremas, no se puede denunciar”.

La ley obliga a que las imágenes grabadas por los equipos de seguridad de instituciones y locales sean borradas en el plazo máximo de un mes salvo que se advierta un delito, lo que es comunicado a las fuerzas y cuerpos de seguridad, o las requieran éstas o un juzgado, según 'Cope'.

Las imágenes se graban en discos duros que normalmente tienen capacidad para varios días y, si no hay incidentes, cuando se acaba esa capacidad se graba encima, sobre las imágenes antiguas.

Sin duda quien guardó estas imágenes sabía que tenía en su poder el arma para hacer dimitir a la que hasta ahora era la presidenta de la Comunidad de Madrid.