Compartir

Casi la mitad de los niños españoles estudian en centros con alta concentración de alumnado en situación de vulnerabilidad (las llamadas 'escuelas gueto'), según un informe de Save the Children presentado este miércoles en Bilbao.

Bajo el título 'Mézclate conmigo. De la segregación socioeconómica a la educación', este trabajo demuestra que el 46,8% de los centros educativos presenta una alta concentración de estudiantes de perfil socioeconómico bajo y que siete de cada 10 niños de familias desfavorecidas estudian en este tipo de centros.

El trabajo también destaca que nueve de cada 10 de estos centros son públicos, y denuncia que España es el sexto país más segregador de la UE.

Según el informe, el índice de segregación en España ha aumentado un 13,4% en los últimos 10 años, llegando al 0,31 (por encima del promedio de la UE).

“Este crecimiento alarmante de la segregación socioeconómica ha provocado el incremento de las llamadas 'escuelas gueto'”, apunta la ONG, donde se concentra un número elevado de alumnado que vive en situación socioeconómica desfavorable.

Uno de los casos más significativos es el de la Comunidad de Madrid, la región con mayor segregación escolar en España (0,36). Madrid lidera además el ranking europeo, solo por detrás de Hungría.

FALTAN RECURSOS

El informe de Save the Children revela que los centros que presentan mayores niveles de concentración, en su mayoría de titularidad pública, tienen mayor presencia de alumnado con requerimientos de apoyo lingüístico y otras necesidades especiales, además de una escasa oferta de actividades extraescolares.

Sin embargo, no disponen de recursos acordes a sus necesidades y sufren con frecuencia la huida del profesorado más cualificado a otros centros con menor grado de complejidad.

La segregación escolar depende de la combinación de distintos factores, como la elección de centro que realizan las familias, la distribución territorial de los hogares y las políticas educativas que se ponen en marcha. Entre otros factores, está relacionada con las mayores tasas de fracaso escolar y de repetición de curso.

Para paliar esta situación, Save the Children insta a las administraciones a poner en marcha política públicas que afecten a la oferta y a la demanda de plazas en centros públicos, así como planes de incentivos.

Entre otras medidas, recomienda la reserva de puestos, la regulación del cierre y apertura de nuevos grupos en los distintos centros, el establecimiento de cuotas máximas de ciertos colectivos, la implantación de un sistema de incentivos para atraer a los mejores profesores a centros desfavorecidos y el impulso de proyectos innovadores en estos últimos.