Compartir

El tiempo del puente del 1 de mayo, día festivo en toda España, será diferente al de los últimos días porque una vaguada atlántica traerá tormentas y chubascos a amplias zonas de la península, las temperaturas se acercarán a los valores habituales de la época del año y la nieve regresará a zonas montañosas.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) emitió este martes una predicción especial con motivo del puente del 1 de mayo (que durará un día más en la Comunidad de Madrid, donde será festivo el día 2) en la que señala que este viernes habrá “un frente frío poco activo” que producirá lluvias débiles y dispersas en el noroeste peninsular.

La presencia en niveles bajos de una masa de aire cálido, húmedo e inestable en el tercio oriental peninsular dará lugar este viernes a chubascos y tormentas, sobre todo en el norte de Cataluña y de Aragón, donde podrían ser fuertes. En el resto de la península habrá intervalos nubosos, salvo en el suroeste, donde, al igual que en Baleares, estará poco nuboso.

Los termómetros marcarán valores más bajos por la entrada de aire atlántico por el oeste peninsular, con lo que terminará el actual episodio de temperaturas anormalmente altas, excpeto en el tercio oriental peninsular y en Baleares. En Canarias se prevé una situación de alisios que favorecerá la formación de nubes y posibles lluvias débiles en el norte de las islas de mayor relieve.

FIN DE SEMANA

Por otro lado, la Aemet señaló que este sábado comenzará a entrar por el noroeste peninsular “una vaguada atlántica con embolsamiento frío en niveles medios”, lo que contribuirá a inestabilizar amplias zonas de la península, principalmente a la mitad norte, donde se esperan chubascos y tormentas.

La mayor probabilidad e intensidad de las precipitaciones corresponderá al entorno de Pirineos; por el contrario, en el sur peninsular y Baleares la probabilidad será pequeña. La cota de nieve bajará a entre 1.100 y 1.500 metros en el cuadrante noroeste peninsular.

El aire fresco atlántico continuará avanzando hacia el este y dará lugar a un marcado descenso térmico en toda la península. Las temperaturas serán aproximadamente las habituales para la fecha del año. En Canarias se mantendrá la situación de alisios y aumentará ligeramente la probabilidad de lluvias en el norte.

En cuanto al domingo, es bastante probable que la vaguada se sitúe sobre la península y dé lugar a un aumento de la inestabilidad y, con ella, a chubascos y tormentas bastante generalizados en el área peninsular y en Baleares.

La mayor probabilidad de precipitaciones corresponderá al norte peninsular, mientras que la menor estará en puntos del sureste peninsular y el sur de Baleares. La cota de nieve oscilará entre los 1.000 y los 1.200 metros del noroeste y los 1.500 del sureste y el Pirineo oriental.

Las temperaturas bajarán aún más, sobre todo en el centro, la mitad oriental peninsular y Baleares. Los valores estarán “claramente por debajo de los habituales en estas fechas”, según la Aemet. En Canarias seguirán los alisios y posibilidad de lluvias débiles en el norte y las temperaturas bajarán ligeramente.

DE LUNES A MIÉRCOLES

Por otra parte, la Aemet subrayó que el tiempo del lunes al miércoles de la próxima semana estará determinado por la evolución de la vaguada peninsular, con lo que existen varias opciones: permanencia, evolución rápida hacia el este o entrada de una nueva por el noroeste.

Por tanto, precisó que la incertidumbre en la predicción es alta, sobre todo el miércoles. Aunque las precipitaciones son posibles en cualquier punto de la península y de Baleares, las probabilidades no serán las mismas en todas las zonas.

Así, habrá una probabilidad media (entre el 40 y el 70%) de precipitaciones en la mitad norte, sobre todo en el norte durante el lunes cuando la probabilidad será alta, y baja (del 10 al 40%) en el resto de las zonas. En Canarias persistirá la situación del noreste o quizá del norte, que dará lugar a nubes y posibles lluvias débiles en el norte del archipiélago.