Compartir

Los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, señalaron este martes que promoverán un proceso de movilización “creciente” si las organizaciones empresariales CEOE y Cepyme no salen “de la zona de confort” y no se reparte entre los ciudadanos la riqueza generada.

Así lo comentaron Sordo y Álvarez en la rueda de prensa para presentar los actos del Primero de Mayo, Día Internacional del Trabajo, en el que se celebrarán manifestaciones en más de 70 ciudades españolas y para las que llaman a “llenar las calles”.

El secretario general de CCOO subrayó que la movilización de este Primero de Mayo, bajo el lema 'Tiempo de ganar. Igualdad, mejor empleo, mayores salarios, pensiones dignas', tiene que marcar “un punto de inflexión”.

Sordo y Álvarez explicaron que “España es un país que crece y es un país en el que hay dinero”, ya ha recuperado el nivel de producción de bienes y servicios previos a la crisis, y los salarios no recuperan poder adquisitivo, como tampoco lo hacen las pensiones.

Señalaron que si no se reparte la riqueza generada, promoverán un proceso de movilización “creciente”. “Los sindicatos queremos tomar la calle desde un planteamiento de propuestas muy claras, muy concretas y muy comprensibles y que responden a los intereses de la mayoría social”, como es que los salarios se incrementen por encima de los precios, afirmó el líder de CCOO.

Indicó que las movilizaciones vinculadas a las pensiones y las del 8 de marzo sobre la igualdad de género reflejan una “corriente soterrada que ha larvado ya en la sociedad española, hay una sensación de malestar social creciente” porque “la riqueza se distribuye cada vez peor y la precariedad vuelve a instalarse”.

La movilización del Primero de Mayo “tiene un significado especial” y tiene que ser un “punto de inflexión para sacar de la zona de confort a CEOE y Cepyme”, destacó el líder de CCOO, quien añadió que ese día se mostrará “la mala leche que hay” entre los ciudadanos por las políticas económicas del PP.

Sordo aclaró que el mensaje que lanzan al Gobierno y a los empresarios con el proceso de movilizaciones “no es un ultimátum”, pero sí una “advertencia”, y es que “o hay distribución de la riqueza, o hay conflicto”.

Mientras, el responsable de UGT añadió que “empieza a haber indignación, rabia, cierta impotencia por la incapacidad de que se canalicen estas reivindicaciones” y los sindicatos “seremos un motor si no hay respuesta a esas reivindicaciones”.

Si no se alcanzan acuerdos, manifestó que “este Primero de Mayo, sin ningún lugar a dudas, será el prólogo de un año en el que la movilización y la lucha, con toda seguridad, será el elemento claro” para recuperar derechos.

Además, el líder de UGT afirmó que las movilizaciones “irán creciendo” y lo harán “sin límite”. Álvarez dijo que “llevamos mucho tiempo que en España no hay unas condiciones como las que tenemos desde el punto de vista de la movilización”.

Preguntados sobre la posibilidad de que las distintas movilizaciones desemboquen en una huelga general, aseguraron que, aunque no se descarta ningún escenario, “todo dependerá de cómo discurran los acontecimientos”.

“Si ante las propuestas de los sindicatos hay un bloqueo en las mesas, vamos a ir a un proceso de movilización creciente que no descarta ningún escenario”, afirmó Sordo.