Compartir

La Policía de China detuvo este martes a una persona como presunto autor del incendio de un karaoke en el municipio chino de Qingygyan (Cantón, sur del país) que dejó al menos 18 muertos. El incendio se produjo después de la medianoche en un edificio de tres plantas en la ciudad de Qingyuan, en la provincia de Guangdong y logró ser sofocado poco antes de las 01:00 hora local, según informó la policía.

Desde un primer momento, de acuerdo a la agencia oficial de noticias' Xinhua', la policía tuvo la sospecha de que el incendio fue “cometido a propósito”. Las autoridades llegaron a ofrecer 200,000 yuanes (más de 25.000 euros) por cualquier información que ayudara a la captura del sospechoso, que se produjo poco después. De momento, la identidad del detenido no ha sido confirmada oficialmente.

Según cuentan testigos presenciales, el sospechoso comenzó una discusión, y después utilizó una motocicleta para bloquear la única entrada al edificio, al que prendió fuego, informó la cadena estatal de televisión 'CCTV'.