Compartir

Algunas zonas de España tendrán más de siete meses de sequía al año si la temperatura del planeta sube tres grados más en comparación con la era preindustrial, mientras que las regiones secas en Europa se duplicarán al pasar del 13% de la superficie del periodo de referencia entre 1971 y 2000 al 26%.

Así lo aseguran científicos de Alemania, Estados Unidos, Países Bajos y Reino Unido en un estudio liderado por el Centro Helmhotlz de Investigación del Medio Ambiente (UFZ, por sus siglas en alemán), y publicado en la revista 'Nature Climate Change'.

Los investigadores indican que si los esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero logran limitar el calentamiento global a 1,5ºC, como se recoge en el Acuerdo de París, las regiones europeas con sequía se podrían limitar al 19% del continente.

Con la excepción de Escandinavia, las sequías más grandes en Europa durarán entre tres y cuatro veces más que en el pasado y hasta 400 millones de personas podrían verse afectadas por la escasez de precipitaciones.

Los científicos subrayan que las consecuencias más negativas se centrarán en el área mediterránea, donde las regiones afectadas por la sequía podrían expandirse del 28% entre 1971 y 2000 hasta un 49% en los casos más extremos.

Además, el número de meses secos al año también aumentará significativamente en el sur de Europa. “En el caso de un calentamiento de tres grados, suponemos que habrá 5,6 meses de sequía por año. Hasta ahora, el número ha sido de 2,1 meses. En algunas partes de la Península Ibérica proyectamos que la sequía podría incluso durar más de siete meses”, apunta Luis Samaniego, hidrólogo del UFZ y uno de los autores principales del estudio.

Su colega Stephan Thober, segundo autor principal del estudio, agrega que “un aumento de la temperatura de tres grados también significa que el contenido de agua en el suelo disminuiría en 35 milímetros hasta una profundidad de dos metros”. “En otras palabras, 35.000 metros cúbicos de agua ya no estarán disponibles por kilómetro cuadrado de tierra”, añade. Esto corresponde aproximadamente al déficit hídrico experimentado durante el período de sequía que se produjo en el verano de 2003 en gran parte de Europa.

DOS ESCENARIOS

Si se produce el escenario de los tres grados de calentamiento, los episodios de sequía de esta intensidad y extensión podrían, por lo tanto, duplicarse más a menudo en los próximos años y convertirse en el estado normal en muchas partes de Europa. En el futuro, las sequías incluso superarían este estado normal y el impacto en la sociedad civil y la economía sería grave, según los autores.

Si el calentamiento global se incrementa en 1,5ºC, sólo podrían esperarse 3,2 meses secos anualmente en la región mediterránea de Europa y una disminución en el contenido de agua en el suelo de cerca de ocho milímetros.

Según los científicos de la UFZ, otras regiones de Europa no se verán afectadas tan severamente como la región mediterránea incluso si la temperatura aumenta tres grados centígrados. “En las regiones atlántica, continental y alpina, las áreas de sequía aumentarán en menos del 10% del área total”, explica el matemático Stephan Thober.

Por el contrario, los aumentos proyectados en la precipitación provocada por el calentamiento global en los países bálticos y escandinavos incluso causarían que el área afectada por la sequía se redujera en alrededor de un 3%.

Los investigadores de la UFZ también hacen hincapié en que la humanidad puede reaccionar a la esperada propagación de las sequías. “Los efectos del calentamiento global se pueden reducir en parte con algunos ajustes técnicos. Sin embargo, estos son costosos”, recalca Samaniego.

La forma más segura sería implementar los objetivos de protección climática del Acuerdo de París con el fin de reducir los efectos negativos sobre las sequías terrestres en Europa.