Compartir

El número de hipotecas sobre vivienda registrado en 2017 en España fue de 310.640, incrementándose un 10,9% con respecto a 2016.

Así lo revela el Anuario Inmobiliario 2017 del Colegio de Registradores, que añade que, en comparación con el mínimo de 2013, el aumento acumulado ha sido del 56%.

Las comunidades autónomas con un mayor número de hipotecas sobre vivienda registradas fueron Andalucía (60.026), Comunidad de Madrid (56.866), Cataluña (50.848) y Comunidad Valenciana (32.408).

En todas las comunidades autónomas se incrementaron el número de hipotecas sobre vivienda en el último año, con tasas de dos dígitos en ocho de ellas. Los mayores incrementos se alcanzaron en Comunidad de Madrid (17,8%), La Rioja (17,8%), Asturias (16,5%), Andalucía (11,7%), Cantabria (11,5%) y Comunidad Valenciana (11,3%).

Por otro lado, el 6,9% de las hipotecas sobre vivienda fueron formalizadas por extranjeros, superando las 21.000 hipotecas. Las comunidades autónomas en las que el peso de extranjeros sobre el total de hipotecas fue mayor han sido Cataluña (20,2%), Comunidad Valenciana (19,2%), Andalucía (17,4%) y Comunidad de Madrid (14,4%).

La hipoteca media de los extranjeros en 2017 fue de 128.452 euros, por encima de los 117.243 euros del crédito hipotecario medio suscrito por nacionales, incrementándose un 1,5% con respecto al resultado de 2016.

Las comunidades autónomas con mayores importes medios de hipoteca sobre vivienda de extranjeros fueron Baleares (244.148 euros), Comunidad de Madrid (155.070 euros), Cataluña (143.143 euros) y Andalucía (141.699 euros).

Las nacionalidades con mayor peso porcentual en la contratación de hipotecas sobre vivienda con relación al total de hipotecas formalizadas por extranjeros fueron rumanos (11,6%), británicos (9,3%), chinos (8,4%), italianos (5,8%), franceses (4,6%), marroquíes (4,2%) y alemanes (4%).

Por lo que respecta a los importes medios, las mayores cuantías las han alcanzado alemanes (234.102 euros), noruegos (217.981 euros), daneses (192.990 euros), holandeses (181.429 euros), suecos (171.394 euros), británicos (166.968 euros) y franceses (153.987 euros).

En su conjunto, la demanda extranjera de vivienda ha mantenido el buen comportamiento de los últimos años, rondando los máximos históricos, con un peso del 13,1% en 2017, resultado similar a los dos últimos años (13,3% en 2016 y 13,2% en 2015).

Sin embargo, en términos absolutos, dado el crecimiento del volumen de operaciones, los extranjeros han superado las 61.000 compras de vivienda en el último año, frente a las poco más de 53.000 de 2016. Desde el mínimo histórico de 2009 (4,2%), se acumulan ocho años consecutivos de crecimiento, habiendo triplicado su peso porcentual.