Compartir

La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) difundió este viernes un comunicado, que contesta al difundido por ETA, en el que insta al Gobierno a que que acabe con el “paripé de comunicados, farsas y puestas en escena y que tome la iniciativa para neutralizar esta campaña propagandística orquestada por ETA con la única finalidad de venderse a la comunidad internacional como si ellos fueran los buenos y de esta manera forzar a los Estados español y francés a ceder en sus reivindicaciones”.

La AVT exige a la banda terrorista “la asunción de responsabilidades individuales para que los que se encuentran huidos de la justicia pasen a disposición judicial para la resolución de los atentados cometidos por ETA pendientes de esclarecer” y que entreguen “todas las armas intactas”.

Critica esta asociación la falta de autocrítica de ETA que “justifica lo que hizo equiparando a las víctimas al mismo nivel que a los torturados o personas que se han visto obligadas a huir del extranjero. Igualmente, dicen respetar que unos consideren que su actuación ha sido inaceptable e injusta pero ellos no lo reconocen y lo justifican equiparándolo a la supuesta violencia ejercida por el Estado”.

Califican el comunicado de la organización terrorista como “un paso más en la estrategia, orquestada por ETA desde que declarara en 2011 el “alto el fuego”, por diluir su verdadera responsabilidad, justificar el uso de la violencia para la imposición de su proyecto totalitario y manipular la historia”.

Agrega la AVT que en el comunicado los etarras “siguen justificando el uso de la violencia en el marco de un conflicto inventado y equiparando a las víctimas del terrorismo con las víctimas supuestamente del Estado” y por eso entienden que el comunicado es “un paso más en su estrategia por manipular la historia e imponer su relato dirigido única y exclusivamente a blanquear el pasado criminal de la organización terrorista ETA”.

Concluye la organización que “la única declaración que esperamos de ETA es aquella en la que se reconozca como la principal vulneradora de derechos humanos en el País Vasco y en el resto de España durante décadas. Que reconozca que el uso de la violencia no tiene justificación alguna. Y que haga autocrítica de su pasado criminal”.