Compartir

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha solicitado la baja como afiliado de UGT por la presencia de este sindicato el pasado domingo en la manifestación en favor de la excarcelación de los dirigentes nacionalistas que están en prisión por el 'procés' y que, según el líder de la formación naranja, intentaron un “golpe separatista” en España.

A través de una misiva, fechada el 12 de abril, Rivera recuerda que se afilió a UGT cuando comenzó a trabajar en los servicios jurídicos de 'la Caixa', al entender que esta central sindical podía representarle y defender sus derechos como trabajador. Cuando dejó su trabajo en dicha entidad, explica que no cursó baja porque cree que los sindicatos han de tener “un papel de representatividad relevante en nuestra sociedad”.

Acto seguido, lamenta los derroteros que ha ido tomando la organización en los últimos años: “Se ha ido politizando, desviándose de las funciones que le atribuye nuestra Constitución”. En este punto, critica que UGT decidiese apoyar el fin de semana pasado “a los imputados por delitos tan graves como rebelión, sedición y malversación de fondos públicos en el intento de golpe separatista del pasado otoño en Cataluña”.

En consecuencia, el líder de la formación naranja pide la baja como afiliado de la entidad justificando que está en “desacuerdo” con el “cuestionamiento” que UGT hace del sistema judicial y sus muestras de apoyo a quienes pretenden “quebrar nuestros valores constitucionales”.