Compartir

Desde esta semana, más de 200 católicos asisten en Roma a un curso de una semana de duración en el que aprenderán cómo expulsar demonios que hayan tomado posesión de alguna persona, labor que puede cumplirse incluso por el móvil. El curso fue ofrecido en momentos en que se ha disparado la demanda de exorcismos.

El curso está dirigido a exorcistas licenciados, teólogos, psicólogos, médicos, criminólogos e historiadores de la Iglesia, está abierto además al público en general.

Entre los apuntados al curso se encuentran una gran cantidad de mujeres, que recibirán un certificado pero no la autorización para realizar exorcismos. Solo los sacerdotes pueden llevarlo a cabo, únicamente con el permiso de su obispo o una licencia especial.

“Artesanía en África”, “Cómo diferenciar entre posesión demoniaca y enfermedad mental” o una “Guía paso a paso para expulsar demonios”, algunos de los capítulos de este novedoso curso.

Ernest Simoni, cardenal de Albania, explicó durante la primera sesión cómo exorcizar a través del teléfono y cómo leer las oraciones de exorcismo en latín de manera similar que si se cumpliera el rito en persona.