Compartir

Este lunes comienza en la Audiencia Nacional el juicio contra ocho jóvenes de Alsasua (Navarra) acusados de terrorismo por la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en un bar de la localidad el 15 de octubre de 2016. Tres de ellos se encuentran en prisión preventiva desde el momento en que fueron detenidos y la Fiscalía pide para todos 375 años de prisión.

El juicio tiene sesiones fijadas hasta el 27 de abril en la sede que la Audiencia Nacional tiene en San Fernando de Henares (Madrid). La defensa de los jóvenes que están en prisión solicitó su puesta en libertad, que les fue denegada por la cercanía del juicio.

Según el escrito de acusación, en la madrugada 15 de octubre de 2016 dos agentes de la Guardia Civil del cuartel de la localidad navarra de Alsasua entraron en un local acompañados de sus parejas para tomar algo.

Allí coincidieron con un grupo de jóvenes que les identificaron y se dirigieron a ellos para insultarles. El enfrentamiento fue subiendo de tono hasta que entre empujones salieron del local y con la ayuda de otro grupo de personas que estaban en bares cercanos protagonizaron agresiones, amenazas e insultos a los agentes y sus parejas. El hostigamiento no terminó hasta la llegada de una patrulla de la Policía Foral.

Los cuatro agredidos, los guardias civiles y sus parejas, tuvieron que pasar por el hospital. Uno de los guardias civiles resultó herido de gravedad con la rotura del tobillo, que le tuvo de baja seis meses, tras los cuales acabó abandonando Alsasua ante la tensa situación a su regreso.

Son ocho las personas que se someten a juicio este lunes. La Fiscalía pide hasta 62,5 años de cárcel para una de ellas por cuatro delitos de lesiones terroristas (12,5 años cada uno) y otro de amenazas terroristas, también penado con 12,5 años de cárcel. Para otros seis encausados solicita 50 años de cárcel por cuatro delitos de lesiones terroristas. Y para la última de las procesadas pide 12,5 años de cárcel por amenazas terroristas. En total 375 años de prisión.

Todos ellos están acusados de terrorismo por pertenecer a Ospa Mugimendua, un movimiento que aboga por la expulsión de la Guardia Civil del País Vasco y Navarra. Según el ministerio público, el movimiento 'Alde Hemendik' (Fuera de aquí) actúa bajo las directrices establecidas por ETA en los años 70 para incomodar todo lo posible a los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y aislarlos socialmente.