Compartir

La mesa del Parlament ha aprobado interponer una querella contra el juez Pablo Llarena por “prevaricación” tras su negativa a Jordi Sànchez de acudir al pleno de investidura y de concederle permisos penitenciarios.

Según informan fuentes parlamentarias, la iniciativa ha sido sacada adelante con los votos de ERC y de Junts Per Cataluña, y dudan de que esta medida tenga efecto teneidno en cuenta de que debería ser el propio Sànchez el que inicie acciones legales contra Llarena.