Compartir

a Guardia Civil y la Policía Nacional, en una operación conjunta denominada 'Mate Hortelano', han desarticulado un grupo criminal que gestionaba la ocupación mafiosa de una urbanización de apartamentos en Madrid.

Según informaron ambos cuerpos de seguridad, los integrantes de esta organización amenazaban a los residentes de una urbanización con armas de fuego, llegando incluso a disparar en la rodilla a dos inquilinos que no habían pagado sus rentas por “su conducta inadecuada”.

Los agentes averiguaron que las viviendas de dicha urbanización eran propiedad de una sociedad. Esta empresa había alquilado de forma legal varios de los apartamentos, pero otros se encontraban vacíos u ocupados de forma ilegal, por lo que hicieron un acuerdo con un ciudadano español para que se encargase del cuidado y protección de la totalidad de la finca.

Pero este individuo comenzó a realquilar de forma ilegal los apartamentos vacíos, quedándose con las rentas del alquiler y obteniendo así un beneficio extra e ilegal por la gestión irregular de la finca. Además, contactó con un grupo criminal que comenzó a utilizar la violencia para extender el miedo entre todos los residentes y el personal que trabajaba en la urbanización, con el objeto de evitar ser denunciados.

ENCIERRO EN TOLEDO

Posteriormente, ante la sospecha de que una vecina estaba facilitando información a las autoridades, los detenidos encerraron a la mujer en un chalé de la provincia de Toledo, donde la agredieron sexualmente y la sometieron a todo tipo de vejaciones y amenazas.

Los agentes, con la intervención del Grupo Especial de Operaciones (GEO), han detenido finalmente a cinco personas, a las que se les imputan delitos de tenencia ilícita de armas, agresión sexual, detención ilegal, amenazas, robo con violencia e intimidación y pertenencia a grupo criminal.

Asimismo, se han intervenido dos armas de fuego largas y una corta, documentación relevante y una moto robada con las placas dobladas.