Compartir

Trabajadores del Centro de Acogida de Menores de Hortaleza, dependiente de la Comunidad de Madrid, denunciaron este jueves que el centro está afectado por “plagas de piojos, chinches y sarna”, dadas las condiciones en la infraestructura y la higiene.

“Más que en obras, parece estar esperando su demolición”, aseguraron los empleados. Para el sindicato de enfermería Satse, se trata de un “abandono institucional” por parte de la Consejería de Políticas Sociales y Familia, a la que acusan de las condiciones sanitarias del centro, “con alimentos tirados por los pasillos y espacios comunes”.

“Es preocupante”, aseguraron los trabajadores, que se encuentran con “enchufes e interruptores colgando” y “espacios sin luz eléctrica”, mientras que los cuidadores del turno de noche “tienen que turnarse para ocupar el único sillón existente, pasando gran parte de la noche en sillas de plástico”, sostiene el sindicato.