Compartir

El juez de la Audiencia Nacional ha dejado en libertad provisional con medidas cautelares a Tamara Carrasco, la mujer detenida el martes en la localidad barcelonesa de Viladecans como una de los cabecillas de los Comités en Defensa de la República (CDR).

Diego de Egea, magistrado que instruye el caso, ha limitado a desórdenes públicos los delitos de la cabecilla que había ordenado los sabotajes en los peajes y los cortes de las carreteras catalanas, a pesar de que la Fiscalía pidió prisión por presuntos delitos de terrorismo y rebelión.

Las medidas cautelares impuestas por el juez de Egea son las comparecencias ante el juez los lunes y la imposibilidad de salir del municipio de residencia, aunque se podría hacer la excepción su trabaja en una localidad diferente a la que reside.