Compartir

Cifuentes resiste, y por el momento, no dimite.

El respaldo de la secretaria general del PP y ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha reforzado su postura, tras las palabras del jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, pronunciadas desde Buenos Aires en las que aseguraba que es partidario de que la crisis abierta en Madrid “se resuelva a la mayor celeridad posible”, que se habían interpretado como una invitación a qué Cifuentes abandonara el partido, pero la todavía presidenta de la Comunidad contestó ayer que no se marchará sino se lo pide personalmente Rajoy, tal y como informa 'El Mundo'

De esta manera, la pelota está en el tejado de Rajoy y desvía la atención al hecho de que Ciudadanos haya pedido su renuncia o votará a favor de la moción de censura del PSOE, que propondrá a Ángel Gabilondo como presidente.

Según afirma el mismo medio, Cifuentes mantiene contacto permanente con el presidente del Gobierno desde que estalló la crisis. No obstante, fuentes de Moncloa negaron el miércoles que el presidente pueda encontrarse hoy con Cifuentes.

Por otro lado, altos cargos del Partido Popular, esquivaron públicamente respaldar a la dirigente madrileña. Ni Fernando Martínez-Maíllo, coordinador general del partido, ni los ministros Íñigo de la Serna e Isabel García Tejerina, que se remitieron a la petición de la solución rápida, reclamada por Rajoy.  Sólo el titular de Justicia, Rafael Catalá, una persona muy cercana a Cospedal, salió en auxilio de Cifuentes, que seguirá confiando en ella “hasta que no se demuestre lo contrario”

El PP de Madrid no quiere ceder a la presión de Cs, ya que considera un “error estratégico” dejar caer a Cifuentes”.