Compartir

El colectivo de examinadores de tráfico se concentrará el próximo sábado en Cataluña y Castilla y León, después de que lo hicieran el pasado 7 de abril en Andalucía, Galicia, Canarias, Castilla-La Mancha y Comunidad de Madrid, y volverá a hacerlo el próximo día 21 en el País Vasco para reivindicar la subida salarial que ya demandaron durante varios meses del año pasado.

La mayoría de los examinadores de tráfico secundó los paros convocados de lunes a miércoles desde el 19 de junio hasta el 13 de diciembre de 2017, excepto agosto, en demanda de una subida salarial en el complemento específico de sus nóminas, una reivindicación que la Dirección General de Tráfico (DGT) trasladó sin éxito al Ministerio de Hacienda y Función Pública.

Entonces, desconvocaron la huelga después de que todos los grupos de la oposición en el Congreso de los Diputados se comprometieran por escrito a llevar a los Presupuestos Generales del Estado para 2018 la subida salarial de 250 euros en 14 pagas que reclamaban los examinadores.

La huelga causó la suspensión de 220.764 exámenes prácticos para obtener el carné de conducir, según una respuesta del Gobierno al diputado socialista Miguel Ángel Heredia, a la que tuvo acceso Servimedia. Las jefaturas más afectadas por la huelga de examinadores fueron Barcelona (22.884), Madrid (14.506), Málaga (10.965), Sevilla (9.938), Valencia (9.623), Murcia (8.714), Almería (7.245) y Alicante (7.184).

La Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra) indicó en un comunicado que las concentraciones de este mes de abril se producen en sábados para “entormecer lo menos posible el funcionamiento del servicio de exámenes”.

El motivo de las concentraciones es, según Asextra, recordar a los grupos de la oposición que firmaron un compromiso de subida salarial en los Presupuestos Generales del Estado para 2018, cuyo proyecto se encuentra ahora en fase de tramitación parlamentaria.