Compartir

El vicesecretario de Comunicación del PP ha celebrado este martes una conferencia de prensa para dar explicaciones sobre su máster. En medio de la tormenta mediática, desatada por el no máster de la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, Pablo Casado ha admitido este martes que en su máster en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), cursado en 2008 y 2009, ni acudió a clases, ni realizó exámenes, y ni tan siquiera defendió su TFM (Trabajo de Fin de Máster). Casado así se lo propuso a Enrique Álvarez Conde, director del máster. 

El portavoz del PP, pudo convalidar 18 de las 22 asignaturas, las otras cuatro restantes pudo superarlas presentando sendos trabajos que no superaban las 92 páginas, tal y como adelanta 'El País'. “Hice lo que se me pidió. No me pareció extraño. Si hubo algo que no estaba bien, lo desconozco”, manifestó..

Casado ha presentado formularios de inscripción, resguardos de pago, y toda la documentación necesaria para corroborar la validez de su título, pero admitió que tan solo hizo unos trabajos para obtenerlo. Exactamente, cuatro, de 55, 16, 11 y 10 folios. 

La normativa por la que se regía su curso,  no recoge explícitamente la necesidad de defensa, aunque cuatro profesores de la URJC y otra docente, ajena a ala Universidad, señalan que también entonces se exigía. ç

“Es verdad que esos años, 2008 y 2009, fueron una época de transición. Pero si este máster se llama máster oficial está regulado por el plan de Bolonia, no hay más”, ha señalado Begoña Soto, profesora de la facultad de Comunicación de la URJC, directora de otro máster en 2010. 

“Desde mi experiencia, cualquier programa de doctorado y cualquier máster conlleva la elaboración de un trabajo final, se llame como se llame, defendido ante una comisión”, ha explicado la docente.