Compartir

Esto es un no parar. Además de la todavía presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, otros cargos del PP, y varias personas vinculadas al Instituto de Derecho Público de Enrique Álvarez Conde, tuvieron un trato preferencial a la hora de cursar el máster de Derecho Público del Estado Autonómico de la Universidad Rey Juan Carlos.

Uno de los nombres más destacados, además de Cifuentes, es el de Pedro Calvo, entonces teniente de alcalde de Madrid y número tres de Alberto Ruiz-Gallardón, tal y como informa 'eldiario.es'.

Antes de coincidir en el máster, Cifuenes y Calvo formaron parte de la lista autonómica, que encabezaba Gallardón, en 1991. Compartieron grupo parlamentario durante tres legislaturas.

Por el momento, Calvo, que presentó su dimisión tras la tragedia del Madrid Arena, no ha querido hacer declaraciones. Diferentes fuentes, según el citado medio, aseguran que no llegó a terminar el curso y que tampoco fue a clase.

En la nueva lista de diez 'falsos aprobados' también figura Dionisio Ramos, una persona muy cercana a Cifuentes. Ambos participaron en el equipo que aupó a Villapalos como decano de Derecho de la Complutense. Anteriormente Gallardón, había nombrado a Villapalos, consejero de Educación. En 2001, Ramos presidió el tribunal de oposición donde Cifuentes aprobó su actual plaza como funcionaria.

Otro de los nombres destacables es el de José Ignacio Sanz Cerezuela, exgerente entre 2012 y 2014 de la Agencia EFE, una empresa pública donde fue nombrado tras la llegada al poder de Mariano Rajoy, y exdirectivo del periódico ABC.

” Yo no pedí ninguna convalidación y solo se realizan cuando se solicitan (por el alumno)”, manifestó.

La Comisión de Garantía de Calidad del Máster que debía ratificar las convalidaciones no existió. Al final de esas tres actas figuran cinco firmas de profesores y la del director del Instituto de Derecho Público de la URJC, Enrique Álvarez Conde, Ángela Figueruela y Alfredo Allué, que han negado que hubieran tenido ninguna participación en la convalidación de esas materias. La tercera, Laura Nuño, alegó el lunes que no lo recordaba y este martes ha presentado su dimisión, a raíz de las informaciones vertidas por los medios.

Se ha podido comprobar, gracias al informe de un perito, que las firmas fueron falsificadas.