Compartir

La Comisión Europea ha tomado la decisión de regular los niveles de acrilamida en todos los alimentos en los que está presente. Según los expertos, esta sustancia aumenta el riesgo de contraer cáncer y por ello, se proporcionan consejos como hervir o cocer los alimentos en lugar de pasarlos por la freidora.

El motivo por el que se ha tomado esta decisión se debe a que un juez obligó a Starbucks a advertir sobre los posibles riesgos de contraer cáncer en sus cafés, ya que la compañía no pudo demostrar que en el proceso de tostado había riesgo de cáncer.

A pesar del aviso y de los consejos para evitar en la medida de lo posible esta sustancia, para que se produzca riesgo de cáncer habría que consumir en cantidades muy elevadas. La sustancia se encuentra en alimentos como las patatas frías, el pan, las galletas o cereales, entre otros.