Compartir

La asesina confesa de Gabriel Cruz, Ana Julia Quezada, habría confeccionado en su ordenador un muñeco vudú con el rostro del pequeño.

Esto lleva a pensar que Quezada podría haber estado planeando el asesinato del menor de ocho años desde hace tiempo; en su ordenador había realizado búsquedas relacionadas con plantas venenosas, tal y como informa 'Antena 3 Noticias'.

Cuando su computadora fue requisada por las autoridades, la mujer había borrado la caché (historial de búsquedas en Internet) y todo el material relacionado con el vudú, una practica de magia negra, de hecho había borrado un muñeco de vudú con la cara del niño.

Hasta en dos ocasiones solicitaron las autoridades el teléfono móvil de la detenida, que afirmaba que lo había perdido. Incluso, Ana Julia utilizó el de su marido. El mismo día de su detención, un periodista y amigo la familia llamó al padre y para su sorpresa fue Ana Julia quien respondió.

El juez ha ordenado que Ana Julia corra con todos los gastos derivados de la búsqueda del niño.